La vida secreta de los percebes

Son las tantas de la noche. En Roma lleva lloviendo toda la tarde y ahora ha comenzado una tormenta de rayos.¡Espectacular! Me he sentado delante del ordenador y con el ruido del agua he recordado la promesa que le hice a un antiguo alumno: escribir algo sobre los percebes. 

No me pregunten por qué pero en mi corta experiencia como profesor de Biología he descubierto que los alumnos tienden a establecer analogías directas entre la biología de ciertos animales y la de los humanos. Todavía no he sido capaz de entender, por ejemplo, el interés que hay en la red por los anélidos. En el blog de biología del Colegio muchas de las entradas directas eran para saber más cosas de… ¡¡¡los anélidos!!! No sé si poniendo solamente la palabra llegarán oleadas de internautas buscando información.

Pero lo que yo quería decir era que los alumnos aprovechan la información que les das sobre animales para plantear preguntas que, a veces, sirven para iniciar diálogos interesantes. Quitando las típicas preguntas de “A mi tía le pasa esto ¿Qué puede ser?”, que los alumnos utilizan como medida para perder tiempo en clase, hay ocasiones en que las preguntas son interesantes. Como ya he comentado alguna vez “los genios no son los que dan respuestas nuevas sino los que plantean preguntas nuevas”. 

Buscando información de los percebes he encontrado esto:

El percebe (Pollicipes pollicipes) es un crustáceo de la clase cirrípedos (Cirripedia) que crece sobre rocas batidas por el oleaje. Se alimenta por filtración, ya que, debido a su carencia de extremidades, permanecen inmoviles adheridos a las rocas toda su vida. El cuerpo está protegido por una serie de placas y se sujeta al sustrato por un pedúnculo, desarrollado por modificación de sus antenas (es sésil). No tiene ojos.

Al igual que el resto de los cirrípedos, los percebes son  hermafroditas, es decir presentan órganos sexuales que producen gametos masculinos y gametos femeninos. Como ocurre con todos los crustáceos su desarrollo no es directo, necesitando realizar una serie de mudas para crecer. Durante el estado larvario pasan por distintas fases llegando incluso a formar parte del plancton (meroplancton).

Con una amplia distribución en la costa cantábrica se encuentra localizado en las rocas situadas en zona intermareal de donde se extrae manualmente con grave riesgo para los recolectores (percebeiros). La parte comestible es la que forma el pedúnculo.

En Europa, hasta bien entrada la Edad moderna se creyó que algunas especies de gansos, eran la metamorfosis madura de los percebes (llamándose en inglés barnacles tanto a estos cirrípedos como a esas aves); éste era uno de los modos en que la gente burlaba el ayuno de carnes durante la cuaresma, dado que según el cristianismo durante ese período las únicas carnes que se podían comer eran las de pescados y mariscos, de este modo las aves llamadas de la misma manera eran clasificadas como pescado. Entre los argumentos para tan curiosa taxonomía estaba el hecho de que los percebes tienen apéndices que recuerdan a plumas y que, al tratarse de aves migratorias, no se conocían sus nidos ni crías.

Pero lo que más les interesa a los alumnos de los percebes era el tamaño de su órgano copulador que es de ocho veces su tamaño. En febrero de 2008 la revista científica Proceedings of the Royal Society B, publicó un artículo que recogía la diferencia de tamaño del órgano copulador de los percebes según su habitat. Como conclusión dedujeron que es más corto y grueso en aquellos percebes que están en rocas con fuerte oleaje y es más largo en aquellos percebes que estaban en zonas con oleaje menos intenso. Científicos del Aquarium de Finisterrae consiguieron filmar la cópula de los percebes. Ahí os dejo el vídeo:

Lo cierto es que esto a veces desilusiona a los alumnos de 1º de Bachillerato de Biología que esperaban algo más de un animal que tiene un órgano copulador más de ocho veces el tamaño de su cuerpo. Hay que tener en cuenta que siendo animales de vida sésil el tamaño si importa (no se pueden mover) y a los alumnos de Bachillerato les pasa a veces como a los percebes… no se mueven.

Promesa cumplida, ya he escrito un artículo sobre la vida privada de los percebes. 

Dedicado a todos aquellos que hacen preguntas nuevas… porque serán unos genios.

El barco y la avutarda


Llegan noticias hasta Roma de las “maniobras” del barco “Womens on waves” que, en días pasados, atracó en el puerto de Valencia con la sola intención de practicar abortos fuera de la legalidad española. El barco abortivo quería realizar en un fin de semanas al menos 11 abortos sin límite en el tiempo de gestación (abortos de 4, 5, 6, 7, 8 y 9 meses de gestación). He leído muchas reflexiones sobre el temas. De todas ellas me quedo con la que me ha mandado mi amigo José Román Flecha, profesor de Teología Moral y experto en temas relacionados con la vida. Este texto será publicado en el diario de León con fecha 25 del 10 del 2008.

EL BARCO Y LA AVUTARDA

En los días pasados, un barco con bandera holandesa ha atracado en  la ciudad española de Valencia. Lleva por nombre “Women on waves”, es decir, “Mujeres sobre las olas”. Efectivamente el barco ha recogido algunas mujeres y las ha llevado mar adentro, hasta entrar en la zona de las aguas internacionales, fuera de la jurisdicción española. Allí habían de someterse al aborto que, por ilegal en sus plazos o en sus circunstancias, no se podría realizar en España. La prensa ha dado a conocer que una de las mujeres era menor de edad. Naturalmente, en el barco viajaban también representantes de la prensa y de la televisión.

Ante las pantallas han aparecido algunas personas partidarias del aborto para defender la legitimidad y hasta la grandeza de este procedimiento. Pues bien, hay que proclamar que todo el montaje constituye una provocación inmoral y escandalosa. Un montaje que seguramente pretende ofrecer una excusa para que el gobierno del país se apresure a ampliar una normativa sobre el aborto que ya despenaliza la muerte del niño en el mismo día del parto, al no incluir plazo alguno en uno de sus supuestos.

Para justificar el montaje del barco y la publicidad que lo acompaña no vale afirmar que el aborto es un derecho. No hay derecho a matar a una persona culpable. Muchos gobiernos y organizaciones han pedido a las Naciones Unidas una moratoria de la pena de muerte. Mucho menos hay derecho a matar a una persona inocente. Para justificar tan horrible acto no vale decir que el feto de seis meses no es una persona. Cualquier análisis médico nos dice lo contrario.

Tampoco vale pretender que el aborto constituye una liberación para la mujer. En su libro “Carta a un niño que no llegó a nacer”, la escritora Oriana Fallaci describe de forma magistral el drama de la mujer que es abandonada a su suerte en cuanto está embarazada. Abandonada y empujada al drama del aborto. Ese abandono nunca es una liberación. Con razón escribía Juan Pablo II que muchas veces la mujer se ve obligada a pagar sola por algo de lo que no es la sola responsable.

La burla del destino ha querido que los mismos diarios que anunciaban la llegada del barco abortero decían en otra página que sería difícil trazar una autopista porque atravesaba un paraje donde suelen anidar las avutardas. Aquella vía rápida podría dificultar el desarrollo de la vida de las aves. Evidentemente, un hijo vale menos que una avutarda. La muerte del niño se facilita y se premia. La muerte de la avutarda se evita a toda costa.

Numerosos países, como Francia, reconocen haber comprendido que la disminución de la natalidad no ha sido un bien sino un mal para la sociedad. Mientras tanto, otros países se apresuran a eliminar la vida humana naciente. Y sin embargo, la vida es el primero de los derechos humanos. El primer don de Dios. Y la primera responsabilidad de la persona y de la sociedad.  

José-Román Flecha Andrés

 

La Avutarda común (Otis tarda) es el ave con más peso de Europa. En Extremadura vive el 25% de la población de avutardas de España, lo que equivale a un 15% de la población mundial. Algo está pasando en nuestra sociedad cuando a nadie le extraña que se valore más de hecho la vida de un pájaro que la vida de un niño. Algo no funciona. 

Si quieres cambiar esta realidad participa en http://www.derechoavivir.org

He ido al cine con el Papa

Así como lo oyes. Esta tarde, a las 17;30 h., en el aula Pablo VI se estrenaba el documental “Testimonianza” sobre la vida de Juan Pablo II. Basado en el libro “Una vida con Karol”, del Cardenal Stanislaw Dziwisz, Arzobispo de Cracovia y que durante 36 años fue el secretario personal de Karol Wojtyla. Se ha presentado este documental hoy porque se cumplía el 30 aniversario de la elección al pontificado de Juan Pablo II.

El Papa Benedicto XVI estaba presente en la proyección, acompañado por los padres sinodales y por el equipo completo de la película. No sé cuantas personas más había en la sala. El aula Pablo VI estaba prácticamente llena. El acceso era con invitación y el número de asistentes polacos era enorme. 

El documental, que ha durado una hora y media aproximadamente, se basa en una entrevista con el Cardenal Dziwisz y que sirve de eje conductor en el que se van insertando imágenes reales de la vida de Juan Pablo II y también algunas escinificaciones bien ambientadas y centradas sobre todo en los primeros años del Papa. La película es fácil de ver. Hay momentos especialmente intensos. En la sala se respiraba una tensión casi reverente. Especialmente emotivo ha sido el momento en el que el que se ve a Juan Pablo II abrazando a Benedicto XVI. La sala rompió en un aplauso prolongado. También han sido momentos muy significativos aquellos que recogían alguna que otra broma de Juan Pablo II o en los que se narraba alguna que otra escapada del Vaticano.

Yo os puedo decir que, sin ser un documental espectacular, merece la pena ver esta película. La recomiendo especialmente a los que os movéis entre los 30 y los cuarenta y pocos años. Los que tenéis esa edad os daréis cuenta, al ver la película, de que Juan Pablo II fue nuestro Papa. Así lo he sentido yo esta tarde. Quiero muchísimo a Benedicto XVI y su pontificado será el de un maestro, pero como muy bien recoge el documental Juan Pablo II ha sabido ser padre de los jóvenes que nos encontrábamos con él en los Encuentros Mundiales de la Juventud. Es el Papa de Czestochowa, de Maníla, de París, de Toronto y sobre todo es el Papa de Roma y del Jubileo del 2000 en Tor Vergata. Para mí ha sido el Papa de Pastores Dabo Vobis, el papa de mi entrada en el Seminario (estuve en el encuentro de Czestochowa el verano antes de ingresar en el seminario diocesano), el papa de mis órdenes sacerdotales, el papa de mi primer destino, de la animación de los jóvenes de la parroquia, el Papa que se murió el primer año que estuve como formador del seminario y que marcó a seminaristas muy jóvenes.

El documental repite con insistencia las palabras de la primera homilía: “No tengáis miedo, abrid las puertas a Cristo” un mensaje que sigue siendo actual treinta años después.

Para terminar solo me quedo con la frase, espontánea, que Benedicto XVI ha dicho en su discurso de agradecimiento: “estoy seguro que, desde el cielo, él está esta tarde entre nosotros”.

Un abrazo a todos.

40 años de Humanae Vitae

El pasado fin de semana se celebraba en Roma el Congreso internacional sobre el 40 aniversario de la encíclica Humanae Vitae. Bajo el título, Humanae Vitae: actualidad y profecía de una encíclica se reunían más de 500 congresistas procedentes de los cinco continentes. Yo estuve allí. Puedo decir que me llevé varias alegrías:

– La primera es que la inmensa mayoría de los congresistas eran laicos, muchos de ellos matrimonios, algunos de los cuales venían acompañados por sus hijos. No era una reunión de teólogos moralistas sino un congreso de cristianos de a pie que están viviendo la alegría de ser fieles a esa encíclica en su matrimonio, en su vida. 

– La segunda alegría fue comprobar la fuerza de las escuelas para el aprendizaje del uso de los métodos naturales. Agrupadas en asociaciones según el método empleado (billings o del moco cervical y método sintotérmico) están repartidas por toda la geografía italiana y traban de manera coordinada en una Federación Nacional.

Esto que estoy comentando no fue recogido por los medios de comunicación que se centraron solamente en el discurso que envió Benedicto XVI al congreso. En el discurso el Papa reafirmaba el contenido de la encícliaca. Esto se ha expresado en los medios de comunicación como un ” El Papa ha dicho no a la contracepción”.

Sin embargo el Papa, en su discurso, no hablaba en negativo, hablaba en positivo. Dijo que “Los esposos, habiendo recibido el don del amor, son llamados a hacerse una y otra vez don el uno para el otro sin reservas” Habló en positivo diciendo “que el amor conyugal tiene un modo propio de comunicarse: generando los hijos”. El Papa ha hablado en positivo del amor y de la sexualidad. 

Sin embargo en este mundo donde se habla tanto del sexo, donde nos rodea y nos invade, en la calle, en la televisión, el los periódicos… donde nuestros jóvenes reciben información por todos lados, el lugar donde menos se habla de sexualidad y de vivencia positiva de la sexualidad es en la Iglesia. Quizá porque tenemos sentimiento de culpa porque durante muchos años de puritanismo, en la Iglesia era el único lugar donde se hablaba de sexualidad pero de manera represiva. 

Esa concepción puritana de la moral, una concepción profundamente protestante, asumida y predicada por gran parte de la Iglesia católica durante muchos años, ha calado profundamente en nuestra sociedad siguiendo la siguiente ecuación:

Dios = moral

Moral = prohibición

Prohibición = represión sexual

Luego Dios = represión sexual. Así en la mentalidad de nuestra sociedad occidental afirmar a Dios es afirmar la represión sexual. Ese es el esquema que recogen los medios de comunicación. Cuando la Iglesia habla de sexualidad es para prohibir y reprimir.

Juan Pablo II ya habló de la importancia del cuerpo para el cristiano. El cuerpo es sacramento de la persona. El cristianismo es la religión del cuerpo: Encarnación, Resurrección, Eucaristía…

La Iglesia tiene que seguir hablando de ser persona, de ser cristano, de la importancia del cuerpo, de la sexualidad, también a nuestros jóvenes. Como decía uno de los ponentes puede que “el mensaje de la Humanae Vitae para la postmodernidad no es incomprensible, sino que es simplemente impensable”. El mismo Papa, en su discurso, es consciente de esta dificultad, incluso entre muchos fieles católicos. Por eso insiste en que “solo los ojos del corazón pueden captar la exigencia propia de un amor grande, capaz de abrazar la totalidad del ser humano”.

Hemos hablado mucho de sexualidad negativa. Las últimas décadas hemos guardado silencio. Ahora es momento de anunciar a los jóvenes y a las parejas la Buena Noticia del Amor que los llama a vivir la grandeza del misterio del amor a la pareja.

Aquí os dejo el mensaje del Papa en castellano.

discurso-papa-cong-humanae-vitae