¿Qué añoras de España?

1201693296_1Hoy en un descando, entre clase y clase, mientras me calentaba las manos con un café americano (que es de las pocas utilidades que le he encontrado a eso que ellos llaman café), me han preguntado qué añoraba de España. Son de esas preguntas típicas que se hacen para entablar conversación esperando que la respuesta sea original, ocurrente y sobre todo corta. Sin embargo me he sorprendido a mi mismo pensando, elaborando y respondiendo: “Lo que echo de menos de España es poder pasear por la calle”.

No es que aquí, en Washington, no se pueda andar por la calle, pero realmente no paseas. Las distancias son enormes. Una ciudad con sus habitantes distribuidos en viviendas unifamiliares y separadas entre ellas por un jardín con porche. No hay tiendas, es decir, no hay comercios. Hay grandes zonas comerciales a las que te tienes que desplazar en coche y donde puedes pasar la tarde de un lado para otro, …. pero eso no es pasear.

Pasear es desperezarse en el sillón y, al mirar por la ventana, sentir la necesidad de salir a la calle. Ponerte un abrigo  y comenzar a andar, sin rumbo fijo, dejando que los primeros fríos del otoño te espabilen la cara. Pasear mirando escaparates sabiendo que no quieres comprar nada pero deteniéndote con parsimonia, incluso acercando la cara al cristal hasta sentir como lo tocas con la punta de la nariz. Pasear andando por la acera entre la gente, con empujones, prisas, apretones… sentir la presencia del otro, del humano, que pasa a tu lado y que es extraño y al mismo tiempo “paisano”, es decir, del mismo país, de la misma tierra.

Aquí no se pasea. Se va en coche de un lado para otro. Puedo hacer footing, pero hacer footing no es pasear, es hacer deporte y además solo. Pasear por una calle en el centro de cualquier ciudad, española o europea, oyendo el ruido de los bares, el sonido de la vida compartida alrededor de una cerveza o de un café. Pero un café de verdad, de ese que no solo calienta las manos sino que calienta el corazón y el alma, que despierta no solo del sueño sino también las ganas de vivir, las ganas de compartir la vida.

Está claro que es lo que añoro de España y está claro que mi interlocutora hubiese preferido una respuesta más corta. Tal vez a ella le hubiese gustado que le dijera simplemente: “El café”.

Anuncios

2 pensamientos en “¿Qué añoras de España?”

  1. Yo lo que echo de menos es tomarme ese café con galletas contigo en la sala de profesores. Espero que pronto lo podamos repetir. ¿Has visto la plataforma Moodle del colegio? ¡Te encantaría! Ánimo, ya falta menos para que el café español (o romano) te caliente las manos y el corazón. Un fuerte abrazo

  2. Jeje, yo también echo de menos ese café de media mañana, poniendo todo perdido. Sí he visto la plataforma moodle del colegio y ciertamente me ha encantado. El problema es que no puedo acceder a los archivos porque no estoy registrado y porque no estoy autorizado por los profes. Ya me dirás que es lo que tengo que hacer pero me lo mandas por email. Le estás mojando la orejilla al compi del semi. Sí, si. Ahora es mucho más atractiva tu página.

    Un abrazo y recuerdos a tu familia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s