Máster en Bioética de la Universidad de Navarra

Desde hace de cinco años la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra viene ofreciendo un Máster en Bioética orientado a conseguir una formación integral, que permita a sus alumnos hacer frente a los problemas éticos que surgen en los diferentes ámbitos profesionales relacionados con la salud: ámbito industrial, ámbito asistencial, ámbito investigador y ámbito docente. Con un equipo docente integrado por más de 90 profesores de diversas facultades de la Universidad de Navarra y de otras universidades nacionales e internacionales. Ésta es una de las riquezas de este Máster, un profesorado altamente cualificado de las más diversas disciplinas y procedencias dan una visión realmente interdisciplinar. Al mismo tiempo las diversas nacionalidades tanto de profesores, como de alumnos dotan al Máster de una riqueza humana, que hacen que la experiencia de estudio sea internacional. Tambiém participan facultativos de la Clínica Universidad de Navarra, investigadores del CIMA, profesionales del ámbito asistencial y cuenta con la colaboración de la Università Cattolica del Sacro Cuore di Roma y de la Università Campus Bio-Medico di Roma.

Yo soy uno de los primeros alumnos graduados del Máster. Para mí es una satisfacción haber participado y formado parte de esta “familia” que forman tanto los miembros del Consejo Director del Máster, como los profesores y alumnos que en él participan.

Ahí os dejo la dirección para los que estéis interesados

http://www.unav.es/master/bioetica/

Master en Bioética y Formación

Para los interesados en profundizar en los contenidos propios de la bioética os dejo el link del Master que organizan en conjunto el Pontificio Instituto Juan Pablo II para estudios sobre Matrimonio y Familia y el Instituto de Bioética de la Universidad del Sacro Cuore, en Roma. Es un Master que nació recogiendo la llamada del Papa Juan Pablo II a una formación académica rigurosa e interdisciplinar, insertando los  problemas bioéticos actuales dentro de un marco de referencia antropológico, teológico moral y dogmático adecuado. El Curso de Master combina la rica y pionera experiencia que tiene en Italia el Instituto de Bioética de la Universidad Católica, en contacto con los problemas médicos más importantes en el ámbito internacional, con la aportación del Instituto para la Familia, empeñado desde hace casi treinta años en una fundamentación rigurosa a nivel antropológico de la verdad sobre el hombre.

www.masterbioetica.it

Clausura del Año Sacerdotal

Yo he estado allí. Sí, soy uno de los más de 20.000 sacerdotes de 91 países que han participado en la concelebración de la Eucaristía en la Plaza de San Pedro en la Clausura del Año sacerdotal. Y tengo que decir que ha sido una experiencia inolvidable.

En primer lugar una experiencia de catolicidad. La Iglesia Católica es muy grande. Acoge a personas de todas las razas, culturas, etnias… todas estaban representadas allí y todos unidos en un mismo sentir. La comunión es el segundo elemento a destacar. La comunión que nace de la adhesión a Pedro. Ya lo señala Lucas cuando en el libro de los Hechos señala como elemento de la comunión en la comunidad que “eran asiduos a las enseñanzas de los apóstoles” y a “la fracción del pan”. En tercer lugar las palabras del Papa que desde la exégesis del salmo 23, ese de “El Señor es mi pastor nada me falta…” ha hecho una llamada a la conversión de cada uno de nosotros para ser pastores al modo de Cristo Pastor. Una llamada a la santidad y una petición de perdón por  los errores y pecados cometidos por los sacerdotes, especialmente aquellos que han sufrido los más pequeños.

En definitiva ha sido una fiesta por, para y con los sacerdotes. Un recordatorio a cada uno de nosotros, como decía en la Vigilia de Oración, a que el sacerdocio no es una profesión, que no se puede ser funcionario, que no hay horarios para anunciar la Palabra, para administrar los sacramentos y para amar en la caridad a los más pobres y necesitados.

Os dejo la homilía de la Clausura del Año Sacerdotal que nos puede servir estos días para nuestra oración, especialmente cuando muchos de nosotros celebramos por estas fechas nuestra ordenación sacerdotal.

Homilía CLAUSURA DEL AÑO SACERDOTAL