Teología del cuerpo: Una catequesis del amor

A partir del magisterio de Juan Pablo II, sobre todo el expuesto en las catequesis sobre el hombre y la mujer llevadas a cabo en las audiencias de los miércoles, la Teología del Cuerpo se ha desarrollado con gran interés  en Estados Unidos y algunos países de la América Latina. Entre los autores que despuntan en este campo está un español, el sacerdote D. José Granados, profesor estable en el Pontificio Instituto Juan Pablo II en Roma y que ya lo había sido del mismo instituto con sede en Washington. Uno de sus libros publicado en inglés con el título “Called to love” ha sido traducido y será publicado en breve en español (ya está publicado también en italiano) con el nombre de “La vocación al amor”. Aquí os dejo el pdf de esta una pequeña catequesis que el prof. Granados escribió para la Conferencia Episcopal de Estados Unidos y en la que recoge, de manera sintética, las claves de una verdadera Teología del Cuerpo.

Teología del cuerpo. Granados.pdf

 

Anuncios

La experiencia humana

“The human experience” es un documental realizado por la misma productora de “Fishers of men”, Grassrootsfilms de Brooklin. Este documental se exhibió durante el año 2009 en salas y ganó más de 30 premios en distintos festivales de cine, sobre todo en EEUU. El documental narra la historia de dos hermanos que recorren el mundo a la búsqueda de respuestas a las preguntas fundamentales del hombre: ¿Quién soy? ¿Quién es el ser humano? ¿Cuál es el sentido de mi vida? Su viaje los llevará en medio de los vagabundos de las calles de Nueva York, a los horfanatos para niños discapacitados de Perú y a los leprosos abandonados en los bosques de Ghana, en África. Lo que descubren en estos lugares cambiará sus vidas para siempre. La película nos muestra la belleza que está detrás de cada persona y celebra la fortaleza del espíritu humano. Es un camino de fe, de esperanza, de perdón… es la misma experiencia humana que vivimos cada día.

En estos días sale a la venta el dvd de la película y por eso quería recomendarla. Creo que puede ser una buena herramienta para el trabajo con jóvenes, les puede ayudar a reflexionar sobre el sentido de su vida y sobre lo que significa realmente “ser humano”.

Ahí os dejo el enlace con la web oficial y un trailer. Espero que os guste.

www.grassrootsfilms.com/thehumanexperience/

Cardenal Elio Sgreccia

Se supone que su título debería ser Eminencia, pero todos lo llaman Don Elio. El sábado 20 de noviembre el Papa Benedicto XVI le colocaba, junto a otros 23 nuevos cardenales, el birrete púrpura. Esta mañana, en la Eucaristía celebrada en la basílica de san Pedro, el Papa le entregaba el anillo que simboliza su pertenencia al Colegio de cardenales y su unión al primado de Pedro.

Más allá de la púrpura tenemos que mirar la vida de este hombre de Iglesia del que el mismo Benedicto XVI ha dicho que le ha concedido este título en reconocimiento a los servicios prestados a la Iglesia. A sus 82 años no son las pretensiones de poder la principal preocupación de este italiano nacido el 6 de junio de 1928 en Arcevia (Ancona, Italia).

Como el mismo recordaba esta mediodía en la comida, celebrada en compañía de parientes y amigos, la primera vez que sonaron las campanas de su pueblo en su honor fue el día de su ordenación sacerdotal, el 29 de junio de 1952. Debida a su sólida formación académica, licenciado en Teología y Filosofía y letras y Doctor por la Universidad de Bolonia, desde el principio su ministerio estuvo ligado a la actividad académica en el seminario dicocesano de Fano, donde ocupo los puestos de profesor, vicerrector y rector entre 1954-1972. También sirvió como vicario general de la misma diócesis los años de 1972 a 1973. En 1974 comienza a realizar el servicio de capellán de la Facultad de Medicina y cirugía del Sacro Cuore (Gemelli) en Roma. Allí estuvo diez años y le tocó, entre otros muchos acontecimientos, acompañar en el quirófano a Juan Pablo II tras el atentado del 13 de febrero de 1981. Nos contaba esta mañana que el contrato como capellán estaba establecido por diez años y que después tenía que regresar a su diócesis. Es el cardenal Re el que le pide que se quede en Roma para dedicarse a la bioética.

Profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad del Sacro Cuore desde 1984. En 1985 es nombrado director del Centro de Bioética del Sacro Cuore en Milán. En 1990 es nombrado miembro del Comité nacional de Bioética de Italia. En 1998 es nombrado director del centro de Cooperación Internacional de la Universidad del Sacro Cuore de Milán. Cargos que compatibiliza hasta 2l 2006. En 1992 ocupa el cargo de Secretario del Pontificio Consejo para la Familia, hasta 1996. En 1994 es nombrado Vicepresidente de la Pontificia Academia para la Vida, hasta 2005 que es nombrado presidente de dicha Academia dejando el cargo en 2008 por motivos de salud.

La segunda vez que sonaron las campanas de la iglesia de su pueblo fue el 6 de enero de 1993, cuando el Papa Juan Pablo II lo ordenó obispo. Estrecho colaborador del Papa polaco, Don Elio está detrás de grandes documentos de la Iglesia en materia de Bioética como son Donum Vitae y Dignitas Personae, pero sobre todo el gran documento donde se ve su trabajo es Evangelium Vitae. Fueron aquellos años intensos en el desarrollo, sobre todo del Centro de Bioética y de la Pontificia Academia para la Vida. Años de trabajo, de estudio, pero también de creación de asociaciones para la defensa de la vida, especialmente de los no nacidos. Todo este trabajo, recogido en infinidad de artículos y publicaciones, es el fundamento de la llamada bioética personalista que ha impregnado los manuales y la teología moral católica de los últimos veinte años.

Por encima de títulos y cargos destaca el hombre trabajador y estudioso. Con una memoria prodigiosa. Un hombre que dice lo que piensa, quizás por eso se haya retrasado tanto para él la púrpura. Un hombre convencido de la necesidad de fundamentar la bioética en el dato científico y en una antropología adecuada. Destaca sobre todo su humildad. Una humildad con la que supo aprender de los compañeros, científicos, teólogos y bioéticos que fue incorporando como amigos y colaboradores. Un hombre del trabajo en grupo.

Las campanas de su pueblo volvieron a sonar por tercera vez en su honor el día que el Vaticano anunció que su nombre estaba entre los nuevos 24 cardenales. Esta mañana nos bromeaba: “La próxima vez que suenen las campanas por mí, en mi pueblo, serán la última vez que suenen”. Ha pedido que aquel día los que estemos allí lo hagamos con la misma alegría que hoy celebrábamos su cardenalato. Ha agradecido a Dios sus muchos años de vida y su confianza en la vida futura a la que todos estamos llamados y “Atentos“, ha advertido, “que alguno todavía puede llegar antes que yo a la casa del Padre“, ha dicho entre risas. Ojalá sea así.


La van a matar por ser cristiana

Se llama Asia Bibi, es una mujer pakistaní de 45 años, madre de dos hijos y cristiana. Hasta aquí todo normal sino fuera porque esta mujer va a morir en la horca ¿por qué? Por blasfemia. Al parecer Asia Bibi les dijo a las mujeres que la acusaban de haber contaminado el pozo de agua que “Jesús murió por los pecados de la humanidad” y les preguntó que había hecho Mahoma. Ese fue su delito. Las  mujeres la denunciaron al imán y el imán a la policía que la detuvo. La sentencia fue rápida y de nada valieron los atenuantes de haber sido acosada y presionada por las otras mujeres. El juez, en su celda, le prometió que la dejaría libres si  abandonaba su fe y se convertía al islám. Ella le dijo que prefería morir en la cárcel como cristiana que salir de allí como musulmana.

El caso de Asia Bibi no es el único. Un matrimionio cristiano también fue asaltado por el patrón musulmán para el que trabajaba. Él fue quemado vivo y ella violada. Todo ocurrió delante de sus hijos. En las recientes inundaciones de Pakistán los cristianos han sido los últimos en acceder a las ayudas de las organizaciones internacionales, muchas de ellas de la Iglesia, porque era la forma con la que el gobierno los castiga por su fe. Los cristianos en Pakistán son perseguidos, coaccionados y asesinados.

Lo curioso de todo esto es que no he visto nada de todo esto en los telediarios nacionales. Que yo sepa Amenabar no piensa hacer ninguna película, ni las asociaciones de gays y lesbianas han anunciado una besada colectiva delante de la Mezquita de la M30, ni Buenafuente piensa hacer una parodia de la fiesta del cordero musulmana, fiesta que por cierto se celebra por primera vez de manera oficial en Céuta y Melilla. La libertad de la que gozan los musulmanes en Europa no es la misma que la que gozan los cristianos en los países islámicos. El principio de reciprocidad es el que tienen que exigir los gobiernos europeos a los gobiernos árabes. No habrá verdadera Alianza de Civilizaciones mientras un cristiano no pueda celebrar la Navidad abiertamente en Arabia Saudí, mientras los trabajadores cristianos del Golfo Pérsico no puedan celebrar la Pascua de Resurrección y mientras se considere un delito anunciar el evangelio de Jesucristo. Lo más grave es que los medios de comunicación callen y no digan nada. Cuando nos toque a nosotros será entonces demasiado tarde. Si no hacemos algo pronto será demasiado tarde para Asia Bibi.

Mártires en Bagdad

La semana pasada comentaba en este mismo blog la película francesa que narra el martirio de los monjes cistercienses a manos de fundamentalistas islámicos en 1996 en Argelia. Esta misma semana nos hemos sorprendido con la muerte de 52 cristianos, la mayoría mujeres y niños, acribillados a balazos durante la celebración de la eucaristía en la Catedral de Nuestra Señora de la Salvación en Bagdad. Entre los asesinados dos sacerdotes, uno de 26 años y otro de 32. Curiosamente los medios de comunicación occidentales, especialmente los españoles, no han prestado prácticamente atención a la noticia. Hoy mismo, en un comunicado, Bin Laden ha declarado la persecución y la muerte para todos los cristianos y ha amenazado especialmente a los cristianos coptos de Egipto. Aún está fresco en la memoria el asesinato del Obispo Padovese, presidente de la Conferencia Episcopal Turca. El reciente Sínodo Especial sobre las Iglesias de Oriente ponía de manifiesto la persecución religiosa a la que los cristianos están sometidos por los fundamentalistas islámicos. Sin embargo en occidente nadie ha pedido a los países árabes que condenen los asesinatos, que promuevan leyes de libertad religiosa plena, que se respeten los derechos humanos.

Os dejo unas fotografías enviadas por un sacerdote iraquí a un compañero español. Junto a las fotografías pedía oraciones por los cristianos de Iraq porque muchos han tenido que huir al exilio y el resto están siendo masacrados ante el silencio cómplice de Occidente. Vaya con ellos nuestra oración y sirvan estas fotos para no ser cómplices de los que callan.