Un amor más fuerte que la muerte

Ni siquiera la muerte pudo separarlos. Seguramente porque ninguno de ellos quiso hacerlo en vida. Me estoy refiriendo a Gordon Yeager, 94 años, y a su mujer Norma, 90 años, que la semana pasada cogían el coche desde su pequeña ciudad en el centro del estado de Iowa (U.S.) para dirigirse a la ciudad de Ohio. Nunca llegaron a su destino. Tuvieron un accidente de tráfico y acabaron en la sala de emergencias, primero, y luego en la unidad de cuidados intensivos con varios huesos rotos y  varias lesiones más graves. En el hospital cada uno se preocupaba por el otro.

Ella estaba diciendo que le dolía el pecho y si a papá tenía algo grave. Incluso aún en su estado, estaba preocupada por papá”. Esto lo cuenta su hijo Dennis Yeager, de 52 años. “La espalda de él estaba destrozada y estaba preguntando por mamá”.

Cuando el equipo médico comprendió que el estado de los dos no mejoraba trasladaron a la pareja a la misma habitación y pusieron juntas sus camas de tal manera que pudiesen darse la mano. 

“Se dieron la mano; él su mano derecha, ella su mano izquierda”, cuenta su hija Sheets. 

Gordon Yeager murió a las 3.38 p.m.. Dejó de respirar, pero su familia estaba sorprendida por lo que mostraba el monitor. “Alguien dijo: “Entonces, ¿por que cuando miramos al monitor su corazón sigue latiendo?” Su hija cuenta que “La enfermera nos dijo que papá estaba recogiendo el latido del corazón de mamá a través de la mano de mamá”.

Norma Yeager murió una exactamente una hora después.

Sorprende la historia de este matrimonio “adolescente”, más o menos. Se casaron doce horas después de la graduación de Norma del instituto (en 1939). No es lo que uno animaría a hacer a alguien en nuestros días, pero demuestra que los matrimonios jóvenes pueden seguir adelante cuando encuentran el apoyo de la sociedad. Y cuando, como pareja, se complementan el uno con el otro. Los hijos no fueron problema para su amor. El artículo del que he recogido la noticia no cuenta cuantos hijos tuvieron (al menos dos: Dennis y Sheets) pero sí nos dice que tuvieron 14 nietos, 29 bisnietos y un tataranieto. Un gran legado para una gran matrimonio. 

Nos hemos acostumbrado a pensar que lo fácil es que un matrimonio fracase. La realidad nos demuestra lo contrario. Cuando dos personas se quieren, se apoyan, se dan totalmente uno al otro y sin reservas, cuando dos personas se “aman” en el más profundo sentido de la palabra, el amor y el matrimonio triunfan. El secreto está en un llegar a hacer de dos corazones uno solo. Ese es el sentido profundo del “serán una sola carne”: serán un solo corazón. Esa es la vocación de todo matrimonio. 

He tomado esta noticia de Family Edge que a su vez la recoge de abc.news. Ahí tenéis el texto original en inglés. Yo solo he adaptado un poco la traducción. Espero que os guste.

Ahh… se me olvidaba. Esta historia no es nada romántica. El romanticismo solo sabe de sentimientos, emociones, sensiblerías. Hay que poner mucho más que sentimientos para llevar 72 años casados y seguir queriéndose como el primer día. Hay que poner voluntad, es decir, hay que “querer”. Eso es lo que uno promete cuando se casa. No promete que se emocionará y que será sensible. Promete lo único que puede prometer: que quiere seguir queriéndola/o por el resto de sus días. 

Gordon y Norma lo consiguieron. Estoy seguro de que tu también conoces a algún matrimonio que lo consiguió. Son muchos, la mayoría. Lo que pasa es que no salen en las noticias.

Anuncios

Los diez trabajos más felices

Durante mis años como profesor de Instituto y como formador en un seminario he podido comprobar como la mayor preocupación que tienen todos los padres es que sus hijos sean felices. Sin embargo, a veces, esos mismos padres se equivocan cuando equiparan felicidad con tener un trabajo donde se gana mucho dinero. La revista Forbes recoge el estudio realizado por la Organización Nacional para la Investigación de la Universidad de Chicago sobre el grado de satisfacción de las personas con su trabajo. Las sorpresas abundan en el estudio, y no solo porque el más feliz de los  trabajos sea el de sacerdote (os tengo que confesar que para mí no ha sido una sorpresa) sino porque al repasar el resto de trabajos uno se da cuenta que lo que hace a una persona feliz en su trabajo no es el dinero que gana, sino que realmente responda a su vocación y que tenga un elemento de relación con las personas y de ayuda a los demás.

La lista es la siguiente:

1.  Sacerdotes: Todos aseguran ser totalmente felices, aunque luego cada uno se queje de sus respectivos obispos.

2. Bomberos: El 80% de los bomberos asegura estar muy satisfecho con su trabajo, que implica ayudar a la gente. Además en Extremadura puedes llegar a Presidente de Autonomía.

3. Fisioterapeutas: La interacción social y el ayudar a la gente hacen este trabajo uno de los más felices.

4. Escritores: Para la mayoría de los escritores, la paga es ridículamente baja o no exsite, pero la independencia de escribir lo que pasa por la propia cabeza lleva a la felicidad. Menos mal que mi amigo Paco Lledó además de escritor es profesor. Porque de escribir no se vive, aunque uno sea muy feliz.

5.  Profesores de educación especial: Si no te importa el dinero, un trabajo como profesor de educación especial debería ser una profesión feliz. El salario estaría en USA por debajo de los 50.000 dolares anuales. Mi amigo Antonio ya me habría corregido y me habría dicho que se llaman profesores de Atención a las Necesidades Educativas Especiales. Pues eso.

6. Maestros: Los profesores, en general, dices sentirse muy contentos con sus trapajos, a pesar de los actuales problemas económicos por los que atraviesa la educación y las condiciones de las clases. La profesión continúa atrayendo a jóvenes idealistas, aunque el 50% de los nuevos maestros lo han dejado en los primeros cinco años. Eso es en USA porque en España todo el mundo desea ser funcionario… digo maestro o profesor.

7. Artistas: Escultores y pintores tienen un elevado grado de satisfacción con su trabajo, a pesar de la gran dificultad que supone vivir de él. Vamos que la mayoría trabaja de otra cosa.

8. Psicólogos: Los psicólogos pueden o no ser capaces de solucionar los problemas de los demás, pero parece que se manejan bastante bien solucionando sus propios problemas.

9. Agentes de ventas de sercvicios financieros: El 60% de los agentes de ventas de servicios financieros dicen estar contentos con sus trabajos. Puede ser que tengan algo que ver con esto los más de 90.0000 dolares anuales de sueldo por un trabajo que no supera las 40 horas semanales desde la tranquilidad de una oficina.

10. Operadores de maquinaria pesada: Jugar con juguetes gigantes como excavadoras, cargadores frontales, retroexcavadoras, tractores, niveladoras, palas, grúas, grandes bombas y compresores de aire puede ser muy divertido. Con muchos más puestos de trabajo que solicitudes cualificadas, los operadores de maquinaria pesada se sienten muy felices.

En un comentario a la noticia en el New York Times, Todd May, insiste en la diferencia entre sentirse valorado y ser valorado. Muchos de los trabajos en los que la sociedad cree que nos sentiremos valorados al final no lo son por quienes los realizan, porque no son capaces de encontrar ese valor. Mientras que otros trabajos no tienen que sentirse valorados porque ya ellos descubrieron el valor de su trabajo antes y son valorados por ellos y por la sociedad.

Os dejo el enlace para que podáis ver la noticia The Ten Happiest Jobs y os dejo también el enlace al reportaje fotográfico de Forbes In Pictures: The Ten Happiest Jobs.

Por si alguno está interesado la lista de las diez profesiones más odiadas es:

1. Director de Tecnología de la Información
2. Director de Ventas y Marketing
3. Product Manager
4. Desarrollador Web 
5. Técnico Especialista
6. Técnico en Electrónica
7. Secretario de juzgado
8. Analista de Soporte Técnico
9. Manejo de Sistemas de Control Numérico Computacional (Control de trabajo en cadena a través de un ordenador)
10. Gerente de Marketing

Para mi es una sorpresa es que en ninguna de las listas, ni de las profesiones más felices ni la de los trabajos más odiados, aparezcan los médicos. ¿Por qué será? ¿Algún médico puede darme una idea?


Actualización en Bioética 2012

La IV Jornada de actualización en bioética, se encuadra dentro de la programación del Máster en Bioética de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra. Coordinado por el Departamento de Humanidades Biomédicas de dicha Facultad, el Máster de Bioética se ha ido afianzando como una de las mejores opciones para la formación en bioética en España. Las jornadas de actualización permiten mantener el contacto entre los antiguos alumnos del Máster y las nuevas promociones. Además es una excelente oportunidad para que aquellos que están interesados en realizar estudios en bioética puedan conocer a profesores y responsables del Máster. Os dejo el programa de las próximas jornadas en las que lamentablemente no podré estar.

Programa de las Jornadas de actualización 2012

El gol de la santidad

“El juego es muy humano y los fallos durante el mismo también. Por eso, cuando al jugar fallamos, no dramatizamos por el error en el juego, al contrario, de la equivocación aprendemos para evitarla en la siguiente ocasión”

Esta frase la firmaría sin problemas Iker Casillas aunque no es suya ni de ningún otro futbolista. Aparece en un libro de fútbol y de oración. Sí lo han oído bien. Su título es toda una declaración de intenciones: El gol de la santidad. Y el subtítulo lo completa. El fútbol como imagen de la vida cristiana. A través del fútbol como parábola de la vida, el autor nos invita a mirar la vida cristiana como un único y gran partido, dónde el gol más importante será el gol que nos dé la victoria, el gol del encuentro con Dios, el gol de la santidad. 

Con un lenguaje claro y sencillo y tomando el fútbol, no como excusa sino muy en serio, el libro nos ayudará a conocer más y mejor a los apóstoles y su posición en el campo de juego. Descubrir los problemas del dopaje, también en la vida cristiana, las dificultades de cada partido y la importancia de la afición.  Por su lenguaje y su contenido es un libro adecuado a todas las edades, pero creo que puede ser un buen instrumento para chicos y jóvenes entre los 10 y los 12 años que quieren profundizar en su vida cristiana de una manera atractiva y divertida.  El autor es capaz de mostrar a estos chavales lo mejor y los más grande de este deporte que puede ser una buena escuela de vida y, más específicamente, de vida cristiana. Aprender los valores del esfuerzo, del trabajo en equipo, de la fidelidad a los colores, de la pertenencia al grupo… todos ellos recogidos y reutilizados para hacer más sencillo y comprensible el único evangelio: el de Jesucristo.

Siendo su autor hincha del Real Madrid (algo malo tenía que tener el libro) tengo que reconocer que la frase que más me gusta es la que dice: “Papá ¿por qué somos del Atleti?”. ¿Por qué será? 

Editado por Ediciones Cobel dentro de la colección Enséñanos a orar, en una edición rústica de 109 páginas. Disponible en librerías y también en la web del editor www.cobelediciones.com .