Archivo de la categoría: Bioética

¿Feto de 14 ó 16 semanas?

Cuando parece que todo el mundo da por supuesto que el gobierno aprobará una ley del aborto dentro de determinados plazos, algunos dirigen el debate a si ese plazo tiene que ser hasta las 14 ó hasta las 16 semanas.

Os dejo un reflexión interesante que nos ayuda a centrar el problema principal: la dignidad de la vida humana sin plazos

14-o-16-semanas

Anuncios

¿Qué es un feto de 12 semanas?

En los últimos tres días se han contabilizado un aumento de entradas a este blog a través de la búsqueda en diversos “motores” (google, etc) de terminos como “feto”, “feto de 6 semanas”, “feto de 12 semanas”,  “feto en gestación”…. Por lo tanto podemos concluir que hay una demanda de información sobre imágenes del feto en las distintas fases de su desarrollo. No hay que ser muy inteligente para deducir que esta búsqueda de imágenes del desarrollo fetal en nuestro país coincide con la propuesta que se va a presentar al Parlamento español sobre la liberalización del aborto antes de las primeras 14 semanas. 

Algunas de estas búsquedas demandaban imágenes de fetos abortados. No soy partidario de mostrar ese tipo de imágenes simplemente por respeto que se merece un ser humano. Nos causa repulsión ver en Tv o en fotografía los cadáveres de víctimas de acontecimientos violentos. Es un derecho de las víctimas a preservar su intimidad. También la de estos niños abortados. Por eso yo prefiero explicar en positivo que es un feto y mostrar algunas imágenes en vídeo del desarrollo del ser humano en el vientre de su madre.

El periodo fetal es el periodo que va desde el inicio de la novena semana hasta la conclusión de la vida intrauterina, es decir, hasta el momento del parto. Existe una sustancial continuidad de desarrollo morfológico y fisiológico entre el embrión a la octava semana y el feto a la novena semana. Por lo tanto la distinción entre los dos periodos de la vida intrauterina es tan solo formal:

“The transition from an embryo to a fetus is neither abrupt nor spectacular, but the name change is made to signigfy that the embryo has acquired unmistakable human characteristics” (K.L. Moore, Essentials of Human Embryology, 1988, p.36) “La transición de embrión a feto no es repentina ni espectacular, pero el cambio de nombre quiere resaltar que el embrión ha adquirido características humanas inconfundibles”.

Es decir a partir del inicio de la novena semana hasta el parto el desarrollo del feto afecta principalmente al crecimiento corporal y al crecimiento y diferenciación de los tejidos y de los órganos que se han formado durante el periodo embrionario. La variación somática más evidente que se puede observar en este periodo es la relativa ralentización en el crecimiento de la cabeza en contraste con el crecimiento del resto del cuerpo. El feto es un periodo de tiempo más en la vida del ser humano que comenzó en el momento de su concepción como embrión hasta las ocho semanas y que continuará tras el parto en otras etapas, niñez, pubertad, adolescencia, juventud, edad adulta, senectud… 

Aquí os dejo una parte del vídeo “En el vientre materno” que recoge el desarrollo fetal entre la semana 10 y la 14. El resto del documental lo podéis encontrar en Youtube buscando “En el vientre materno”.

Un blog de bioética para el diálogo

blog_bioethique_longLa conferencia episcopal francesa acaba de abrir un blog destinado exclusivamente a la bioética. Editado por la comisión episcopal sobre bioética, este blog pretende ser un foro de diálogo y formación. El arzobispo de Reins, Monseñor Pierre d’Ornelles da la bienvenida y explica las razones que han llevado a la comisión a editar este blog que quiere ser una gran sí a la vida humana.

En el blog se recogen reflexiones sobre temas como: investigación sobre el embrión, donación y transplante de órganos, maternidad subrogada, asistencia médica a la procreación y anonimato del donante, test genéticos y medicina predictiva, indisponibilidad del cuerpo humano, diagnóstico prenatal y diagnóstico preimplantacional.

También aparecen enlaces a distintas webs de la Iglesia Católica en Francia, la agenda de conferencias y debates sobre bioética, textos y documentos de referencia, así como sitios web de referencia en materia de bioética.

La dirección es http://bioethique.catholique.fr

Enhorabuena por esta iniciativa a los obispos franceses y a la sociedad francesa en general,  dispuesta a abrir cauces de diálogo que posibiliten el debate, abierto y transparente, sobre los temas relacionados con la vida de los seres humanos.

Seguiremos con atención su evolución.

 

El matrimonio en el Antiguo Testamento

creacion-de-la-mujer2Aquí os dejo los apuntes del profesor D. Bruno Ognibeni traducidos al español. El documento adjunto contiene los dos primeros capítulos del curso 70257 referidos a las Narraciones de los orígenes y a las Disposiciones legislativas referidas al matrimonio.

Estos capítulos traducidos al español han sido revisados y corregidos  por el profesor. Se han eliminado algunas notas a pie de página con respecto al texto original italiano y se han cambiado algunas expresiones, principalmente en las notas a pie de página.

Espero que les sea útil a tod@s sobre todo en estos días previos a la preparación de exámenes.

Intentaremos terminar la revisión de la tercera parte pero no creo que sea posible entregarla antes de la fecha del examen.

Un abrazo y adelante.

In bocca al lupo

antiguo-testamento-cap-1-y-2-espanol

Andrés, Javier y 16 hermanos más.

Algunas reflexiones sobre el nacimiento

del primer “bebé-medicamento” en España.

 

Dos buenas noticias

Los principales medios de comunicación nacional nos informaban que el día 12 de octubre de 2008 había nacido Javier, un bebé sevillano. Cuando ustedes lean estas líneas Javier tendrá más de dos meses y habrá vivido su primera Navidad. Pero Javier es un niño especial, tan especial como para salir en los periódicos. A Javier lo llaman “bebé medicamento”. A mi no me gusta llamar a una persona bebé medicina. Una medicina es un producto y por mucho que los que lo han “producido” quieran pensar en Javier como una medicina, Javier es una persona.

Javier ha sido producido para curar a su hermano Andrés. Andrés tiene una enfermedad llamada anemia congénita severa (beta-talasemia mayor) y con el nacimiento de Javier tiene entre un 70 y un 90% de posibilidades de curarse utilizando las células del cordón umbilical de Javier o con transplantes de su médula ósea. Como ven son dos buenas noticias las que recogían los periódicos: el nacimiento de Javier y las posibilidades de curación de Andrés. Y son dos noticias por las que tenemos que alegrarnos todos.

Lo que los periódicos no cuentan

Pero los periódicos ocultaban otros aspectos de lo ocurrido. Lo cierto es que Javier ha nacido porque entre sus genes no está el que provoca la enfermedad de su hermano, y porque es genéticamente compatible (sus genes son muy parecidos) con su hermano Andrés. Cuando fue concebido Javier en el laboratorio se concibieron otros 16 embriones; sí, Andrés y Javier tienen otros 16 hermanos.  A ellos no les han dado la posibilidad de nacer porque o bien tenían la misma enfermedad que Andrés o porque, estando sanos, no eran tan parecidos genéticamente a Andrés. Estos datos también hay que tenerlos en cuenta: para buscar una cura para Andrés se han eliminado 16 hermanos. La técnica utilizada se denomina selección genética preimplantatoria. Antes de ser implantados en el útero los embriones son analizados y seleccionados. Javier ha sobrevivido a esta selección porque estaba sano y porque sus genes se parecen a los de Andrés. Ha nacido por tener unas características genéticas que lo hacen “útil” para curar a su hermano. Si no hubiese tenido esas características, incluso estando sano, lo hubiesen desechado como han hecho con esos otros 16 hermanos.

Una reflexión ética

El día 17 de octubre la Conferencia Episcopal Española sacaba una nota de prensa titulada “Curar a los enfermos, pero sin eliminar a nadie”[1]. La nota explica las implicaciones morales que suponen las técnicas destinadas a la producción de “bebés-medicamento”. Los principales argumentos expresados en el documento son:

– “Los hermanos a los que se les ha privado del derecho a nacer han sido desechados por no ser útiles desde la perspectiva técnica, violando así su dignidad y el respeto absoluto que toda persona merece en sí misma, al margen de cualquier consideración utilitarista”.

– Javier “que finalmente ha nacido ha sido escogido por ser el más útil para una posible curación. Se ha conculcado de esta manera su derecho a ser amado como un fin en sí mismo y a no ser tratado como medio instrumental de utilidad técnica”.

Los argumentos, en si mismos, pueden ser suscritos por cualquier persona porque se trata de defender la dignidad de todo ser humano: de Andrés, de Javier y de sus 16 hermanos. En el caso de Javier y de Andrés, como en el de tantas familias que han solicitado ya esta técnica, los medios de comunicación juegan con planteamientos puramente emotivos para justificar estas técnicas que son en sí mismas inaceptables. Por eso, ya en 2006, la Asamblea Episcopal publicó un documento[2] en el que se decía “…Es cierto: hay que curar a los enfermos, pero sin eliminar nunca para ello a nadie. La compasión bien entendida comienza por respetar los derechos de todos, en particular, la vida de todos los hijos, sanos y enfermos”. Con estos documentos la Iglesia no hace otra cosa sino prestar su voz a los que no la tienen, a los que no salen en los periódicos, porque han sido privados del derecho fundamental a la vida.

Hay alternativas y tú puedes hacer algo

La técnica de la selección genética preimplantacional, posible en España desde el año 2006 con la aprobación de la Ley de Reproducción Asistida, permite la producción y selección-eliminación de embriones, pero no es la única técnica para curar a Andrés. Las células que pueden salvar a Andrés no solo se encuentran en Javier, también se encuentran en la sangre de los  cordones umbilicales de otros niños. Cordones que fueron donados por sus madres el día de su nacimiento y que se encuentran guardados en los bancos de cordón umbilical. En España hay 7 bancos de cordón umbilical públicos que conectados a la red mundial ofrecen una disponibilidad de más de 200.000 muestras. Estas muestras recogen una alta variabilidad genética y son útiles para el tratamiento de enfermedades congénitas como la de Andrés. También en la médula ósea, en el interior de los huesos (los tuyos y los míos), hay células que pueden salvar a Andrés y a otros niños como Andrés. Por todo ello es importante potenciar en nuestras comunidades la donación de sangre del cordón umbilical y la donación de médula ósea que podemos hacer todos. Así se podrá hacer realidad la frase que sirve de título al documento de los obispos, curar a los enfermos, pero sin eliminar a nadie.

Para saber más:

– R. Lucas Lucas, “Explícame la bioética: guía explicativa de los temas más controvertidos sobre la vida humana”, Ediciones Palabra, Madrid 2005.

Documentos del Magisterio de la Iglesia:

– Juan Pablo II, Encíclica Evangelium Vitae, sobre el valor inviolable de la vida humana. (11-2-1994)

– Documento de la Congregación para la doctrina de la Fe, instrucción Donum Vitae, sobre el respeto de la vida humana naciente y la dignidad de la procreación.

-Documento de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española, del 30 de marzo de 2006, Algunas orientaciones sobre la ilicitud de la reproducción humana artificial y sobre las prácticas injustas autorizadas por la ley que la regularán en España, con motivo de la aprobación de la Ley de Reproducción Asistida de 2006 


[2] C.E.E., “Algunas orientaciones sobre la ilicitud de la reproducción humana artificial y sobre las prácticas injustas autorizadas por la ley que la regularán en España”, marzo 2006.