Archivo de la etiqueta: Benedicto XVI

“Promesas rotas” en la lucha contra el SIDA

El 17 de marzo de 2009, Benedicto XVI, en el avión que le llevaba en su viaje al continente africano afirmaba que el sida “no se puede resolver con eslóganes publicitarios ni con la distribución de preservativos”, y que éstos, “al contrario, sólo aumentan los problemas”. “La única vía eficaz para luchar contra la epidemia es la humanización de la sexualidad”, añadió, “una renovación espiritual”, destinada “a sufrir con los sufrientes”. Las reacciones contra las declaraciones de Benedicto XVI fueron inmediatas y desde todos los estamentos. La ONU informó  a través de la página web de la organización que lucha contra el sida recordó que el preservativo es “la tecnología disponible más eficiente para reducir la transmisión sexual del VIH”.  Los gobiernos de Francia y Alemania, expresaron su “grandísima preocupación” por las palabras del Papa. Y en España, que somos más chulos que nadie, Sanidad anunció el envío de un millón de preservativos a África.

Incluso la revista The Lancet dedicó su editorial, a arremeter contra las palabras del Papa calificando su declaración de “atroz y completamente inexacta”. Para ello se apoyaba en que la Iglesia católica es contraria a las políticas de control de natalidad y que defiende la abstinencia como forma de controlar la epidemia del sida. The Lancet aseguraba que Benedicto XVI había “distorsionado evidencias científicas públicamente” para promover su doctrina.

Ya en aquel momento fueron muchas las voces que, provenientes de distintos ámbitos de la lucha contra el SIDA, apoyaron las palabras de Benedicto XVI. Una de las personas que alzó la voz para apoyar públicamente al Papa fue Edward Green, máximo experto de Harvard en SIDA, quien reconoció que: “las evidencias que tenemos apoyan sus comentarios. No podemos asociar mayor uso de preservativos con una menor tasa de sida”. Green defendía programan contra el SIDA como el llevado a cabo en Uganda donde el gobierno adoptó en los años 80 un programa que decía quédate con tu pareja o sé fiel. “Allí los programas han intentado modificar los comportamientos sexuales a nivel más profundo”.

Ahora sale a la luz un libro escrito por el propio Green y titulado “Broken Promises” publicado por PoliPointPress (http://p3books.com/brokenpromises/) en el que Green denuncia las políticas occidentales en la lucha contra el SIDA en África y como estas estrategias han producido la muerte de millones de africanos que podían haberse evitado. Green señala directamente a los “expertos” occidentales que han impulsado obstinadamente remedios que no estaban siendo eficaces, como la distribución masiva de preservativos, y al mismo tiempo saboteaban los programas más eficaces que promovían cambios en los comportamientos sexuales que se estaban llevando en países como Uganda. Edward Green hace un llamamiento a cambiar de estrategia y poner el énfasis en la promoción de la fidelidad sexual y la monogamia. Justo lo mismo que dijo hace tres años Benedicto XVI.

Al parecer las evidencias que llevan a la ONU y a determinados gobiernos a utilizar preservativos como único medio contra el SIDA no son solo científicas, sino sobre todo ideológicas. Quien sabe si el editorial de The Lancet tenía en el fondo razón: son algunos, como la ONU, los gobiernos occidentales, las empresas productoras de preservativos… los que tergiversan los datos científicos para intentar imponer su doctrina ideológica. 

Curriculum of Edward C. Green: is former director of the AIDS Prevention Research Project at the Harvard School of Health and the author of six previous books, including Rethinking AIDS Prevention, AIDS and STDs in Africa, and AIDS, Behavior, and Culture. For more than 30 years, he has worked in the field of applied anthropology and international health, conducting research in Africa, Southeast Asia, and other parts of the world. He has served on boards of directors and advisory boards for many organizations, including the Presidential Advisory Council for HIV/AIDS, the Office of AIDS Research Advisory Council at the National Institutes of Health, the UNAIDS AIDS 2031Steering Committee, AIDS.org, and the Global Initiative for Traditional Systems of Health.

Anuncios

La razón y la fe

Os dejo un artículo que saldrá publicado este fin de semana en el Diario de León. Su autor, José Román Flecha, es profesor de teología moral y decano de la facultad de Teología de la Pontificia Universidad de Salamanca. Siempre ha sido un hombre abierto al diálogo y capaz de encontrar puntos en común. En esta ocasión el tema elegido es el de la conjunción de la razón y la fe. Apoyándose en Caritas in Veritate señala los problemas fundamentales de esta relación y marca las vías de solución, tanto para cristianos como para aquellos que se consideran o llaman laicos.

LA RAZÓN Y LA FE

En el programa televisivo “Saber y ganar” del viernes 16 de abril de este año 2010 se preguntó a los concursantes qué nombre recibió la catedral de París en los tiempos de la revolución francesa. Entre las tres propuestas que se sugerían, la verdadera era “Templo de la razón”. Evidentemente se entendía por entonces que “Nuestra Señora” no era otra que la razón. A ella y sola a ella había que venerar.

El día 19 de este mismo mes de abril se cumplen  cinco años de la elección del cardenal Joseph Ratzinguer para desempeñar, como obispo de Roma, el ministerio petrino, como él gusta de decir. Con este motivo en numerosos medios se publican secciones especiales que intentan esbozar un balance de un pontificado, tan intenso como controvertido.

Una de las claves de su personalidad y de su aportación doctrinal podría ser la reapertura del diálogo entre la fe y la razón. La catedral dedicada a testimoniar la fe no puede estar cerrada al ejercicio de la razón. El creyente no puede dejarse llevar por la costumbre o la rutina, al aceptar, proponer o testimoniar su fe. Pero esas dos tentaciones tampoco deberían privar de lucidez a la persona que no se considera creyente.

Tanto la fe como la razón son interpeladas por la luz de la verdad y por la generosidad de la caridad. En su carta encíclica “Caridad en la Verdad”, Benedicto XVI ha escrito que “la verdad es luz que da sentido y valor a la caridad. Esta luz es simultáneamente la de la razón y la de la fe, por medio de la cual la inteligencia llega a la verdad natural y sobrenatural de la caridad, percibiendo su significado de entrega, acogida y comunión” (CV 3).

Es necesario el mutuo respeto y la colaboración entre la razón y la fe. De ellas depende que el amor no sea sólo un sentimiento sino una promesa de vida, en la realización de la persona y en el proyecto de una sociedad más justa: “Sólo con la caridad, iluminada por la luz de la razón y de la fe, es posible conseguir objetivos de desarrollo con un carácter más humano y humanizador” (CV 9).

La mención del amor no es una concesión a la sensiblería. Es la afirmación de la verdad última del ser humano, nacido del amor y para el amor. Sin esa orientación de la persona y de la sociedad es imposible pensar en la paz y la justicia. “No existe la inteligencia y después el amor: existe el amor rico en inteligencia y la inteligencia llena de amor” (CV 30).

El fundamentalismo y el laicismo se parecen más de lo que se pudiera sospechar. El primero enarbola la fe pero olvida la razón. El segundo esgrime la razón, pero ignora la fe. “La razón necesita siempre ser purificada por la fe, y esto vale también para la razón política, que no debe creerse omnipotente. A su vez, la religión tiene siempre necesidad de ser purificada por la razón para mostrar su auténtico rostro humano. La ruptura de este diálogo comporta un coste muy gravoso para el desarrollo de la humanidad” (CV 56).

José-Román Flecha Andrés