Archivo de la etiqueta: Intolerancia

Cuando digo que soy creyente

Esta España en la que vivimos siempre se ha caracterizado por los movimientos pendulares extremos. Podemos pasar del nacional catolicismo confesante al laicismo más radical y beligerante sin solución de continuidad. Siempre se ha dicho que es difícil encontrar el equilibrio, pero quizás en España más que difícil resulte imposible. Sin embargo me parece preocupante que nuestra sociedad se esté acostumbrando a una serie de expresiones de intolerancia manifiesta contra lo religioso. Especialmente significativo son los ataques que se están dando en las universidades españolas contra quienes se consideran creyentes: Rouco no pudo dar una conferencia en la Universidad Autónoma de Madrid porque unos intolerantes avisaron con reventar el acto y las autoridades no garantizaban su integridad física. En Barcelona, los estudiantes y profesores han estado un tiempo sin poder celebrar tranquilamente la eucaristía acusado por una banda de niñatos que interrumpían continuamente la celebración. Ahora en la Complutense de Madrid aparecen pintadas, junto a la capilla universitaria, amenazantes y ofensivas. Una de las frases era “Arderéis como en el 36”. Es llamativo que las autoridades civiles y universitarias se queden tan tranquilas y que piensen que “aquí no ha pasado nada”.

Pero no son los cristianos los únicos amenazados. El Observatorio Antisemita denunciaba la presencia de pintadas antijudías en la misma universidad. Está claro que para algunos lo de la tolerancia, la pluralidad y el respeto a la libertad religiosa (la pintada antisemita estaba en la facultad de Sociología y Ciencias Políticas) son algo que quedan en los libros y que no pertenecen a la realidad cotidiana de los ciudadanos y ciudadanas. Los jóvenes universitarios, los intelectuales del futuro, los cerebros grises de nuestras universidades resulta que son xenófobos, racistas, intolerantes y, no laicos, sino laicistas. Piensan que hay que quemar a los cristianos y colgar a los judíos. Desde luego la Complutense, que se precia de ser el caldo de cultivo de la intelectualidad de izquierdas de España, se está luciendo. Menudo futuro de país nos espera. Quizá tenga razón el gobierno al implantar la asignatura de educación para la ciudadanía. Tendría que pensarse Zapatero introducirla en el currículum de algunas universidades españolas. Porque, desde luego, los que han hecho esto no tienen ni educación ni ciudadanía. Como respuesta un vídeo de una chirigota de Cádiz que me parece la mejor manera de responder a tanta salvajada, con humor y con valentía.

La Autónoma de Madrid: una universidad intolerante

Acabo de leer la noticia de que ayer, el Cardenal Antonio María Rouco había tenido que suspender una conferencia en la Universidad Autónoma de Madrid. Según había informado la delegada del Gobierno, no se podía garantizar su seguridad ni la de los asistentes a la conferencia porque se preveían actos violentos por grupos antisistema que se habían convocado a través de internet para boicotear el acto. Me llaman la atención este tipos de noticias y me preocupa que se repitan en España con más frecuencia de lo deseable. Estamos asistiendo no a un momento de laicismo sino a un momento de verdadero anticlericalismo Por eso es todavía más preocupante que la universidad se convierta en un espacio en el que en lugar de las ideas se imponga la violencia de unos pocos, que considerándose demócratas cierran sus oídos y quieren cerrar la boca de los que tienen  opiniones distintas. Si por algo se han caracterizado las universidades, desde sus orígenes, ha sido por ser espacio de diálogo y de escucha. En la universidad se tienen que formar los líderes del futuro y me preocupa un futuro donde la mayoría se calla y se esconde ante una minoría violenta. Ayer los que habían tenido que proteger a Rouco no eran los policías, sino los mismos profesores y alumnos de la Universidad Autónoma. Tenían que haber protegido a Rouco, haber conseguido que diese su conferencia porque así habrían conseguido defender el estatudo autónomo de su universidad. No lo hicieron y al no hacerlo se han convertido ellos mismos en cómplices silenciosos de la intolerancia. La libertad de expresión en la universidad no es un tema de derechas ni de izquierdas. Espero que al menos este acontecimiento les haga reflexionar, espero que vuelvan a invitar a Rouco para que pueda hablar con libertad en un campus que tiene que ser libre. Si no lo hacen es que la Autónoma no merece el nombre de Universidad y quizás tampoco ellos el nombre de profesores y de alumnos.