Archivo de la etiqueta: jóvenes

Dios es como la música

Esta mañana he recibido un email de un sacerdote que está estudiando Catequética. Era un email sencillo y breve. Simplemente me recomendaba que viese un vídeo de Youtube en el que se compara a Dios con una canción. Lo cierto es que al principio no me gustaba la idea. Los cristianos en general, y los católicos en particular, salvo honrosas excepciones, no solemos preparar buenos vídeos. En internet abundan las presentaciones de powerdpoint y los videos de mp4 hechos por cristianos con muy buena intención pero con pocos medios y menos preparación. Aún así me arriesgé y pinché el enlace. Al hacerlo vi que había un montón de videos en Youtube del mismo proyecto. Un proyecto que comenzó hace diez años, en 2001, por una organización no lucrativa para la utilización de los medios audiovisuales en la predicación. El proyecto se llama Nooma. Y lo cierto es que es muy interesante. Cuenta con una página propia, http://nooma.com/ donde los vídeos se descargan en original inglés. En Youtube se pueden encontrar los  vídeos con subtítulos en español. Creo que pueden ser muy útiles sobre todo en los grupos con jóvenes adultos no solo para verlos sino también para comentarlos, para “trabajarlos”. Bueno ahí os dejo uno de ellos. Ya me contaréis que os parece.

Se me olvidaba. La mayoría de los videos disponibles en Youtube, este en concreto, están protagonizados por Rob Bell, un pastor evangélico que quiere transmitir el mensaje de Jesucristo de una manera nueva e innovadora. Teologicamente es un hombre muy contestado, incluso dentro de las propias iglesias evangélicas (http://en.wikipedia.org/wiki/Rob_Bell ). Sin embargo es muy interesante el trabajo que realizó en el proyecto Nooma. Rob Bell aparece en la lista Top 100, de la revista Time Magazine, como uno de los 100 personajes más influyentes en 2011.

En las vísperas de la JMJ: odio a la Iglesia

Me encuentro pasando unos días en el santuario de la Virgen de Fátima (Portugal). Suelo hacerlo todos los veranos. Vengo una semana, para rezar, descansar y trabajar rematando algún que otro proyecto o preparando cosas para el curso que comienza. Este año está siendo especialmente agradable porque estoy coincidiendo con los jóvenes peregrinos que vienen de todo el mundo para la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid, el encuentro con el Papa. Aprovechan su viaje a España para pasar por Fátima y estar algún que otro día al lado de la Señora. Jóvenes de todos los rincones de la tierra: Estados Unidos, Brasil, India, Corea, Vietnam, Argentina, Polonia, Italia… unidos en torno a una misma fe, la de Cristo.

Ayer por la noche, durante el rosario de las antorchas, un grupo me llamó especialmente la atención. Se trataba del obispo de Iraq que presidía la oración y que venía acompañado por un grupo de seminaristas. En seguida me acorde de la matanza de cristianos en la catedral de Bagdad (ver  Mártires en Bagdad). Recordé aquellos dos sacerdotes jóvenes acribillados a balazos por ser cristianos y por ser sacerdotes, y miré el rostro sereno y sobrio del obispo y de los seminaristas. Estaba mirando el rostro de mártires y se me conmovió el corazón cuando uno de estos seminaristas comenzó a rezar el misterio en la lengua del Señor: en arameo.

La JMJ está sirviendo para que un grupo de los llamados “indignados”, en realidad para que un grupo de intolerantes, organice una marcha anti-Papa. Esta “oposición” a la visita del Papa está sostenida por medios de comunicación que quieren contaminar el significado y sentido del encuentro de jóvenes creyentes con el representante máximo de la Iglesia Católica, el sucesor de Pedro. Siembran así el odio y el rencor en medio de lo que tenía que ser una fiesta para expresar la libertad religiosa. La JMJ es un encuentro de jóvenes, pero sobre todos en un encuentro con Pedro para confirmar la fe en Cristo como Dios y Señor de nuestras vidas. Y eso molesta.

Les dejo a continuación un artículo que ayer publicaba en ABC Juan Manuel de Padra. No tiene desperdicio.

 

 

8 ago 2011 ABC   Juan Manuel de Prada

Es el advenimiento de una nueva era lo que explica que el rechazo a la visita papal sea más furibundo y desgañitado

EL ODIO A LA IGLESIA

La inminente celebración de la Jornada Mundial de la Juventud está provocando muestras de rechazo que —a nadie se le escapa— son más articuladas que en anteriores visitas papales. Aunque organizadas en torno al movimiento de los «indignados» (cuyo carácter aparentemente marginal no debe confundirnos sobre su alcance, pues los «indignados» no son sino la avanzadilla o punta de lanza de una izquierda en proceso de «reinvención»), tales muestras de rechazo hallan expresión desinhibida en los medios de adoctrinamiento de masas, que hace apenas unos años se habrían conformado con deslizar insidias o tibios desdenes contra el Papa y hoy acogen en sus tribunas artículos y comentarios decididamente furibundos o desgañitados, regados de improperios y espumarajos.

Tales expresiones de rechazo suelen invocar el pretexto económico; pero salta a la vista que se trata, en efecto, de un mero pretexto, formulado además con desgana sumaria, más bien dirigido a despistados que a su propia parroquia. Los organizadores de la Jornada Mundial de la Juventud se han encargado de explicar reiteradamente que tal pretexto económico se funda en la mentira y en la manipulación; pero los furiosos saben que una mentira repetida mil veces puede convertirse en verdad, sobre todo entre gentes fácilmente sugestionables. Gentes a las que, desde luego, los furiosos no enviscan cuando el gasto —este sí, real— se destina a financiar desfiles orgullosos o candidaturas olímpicas o demás festivales del Régimen.

Pero el pretexto económico no tiene otro propósito sino maquillar con una coartada decente el odio a la Iglesia, tan antiguo e indestructible como la Iglesia misma, ese odio que tuvo su primera manifestación en el palacio de Herodes, la noche de Navidad, y cuya fosforescencia extraterrenal la perseguirá por los diversos crepúsculos de la Historia hasta la Parusía, cuando será derrotado definitivamente.

El odio a la Iglesia a veces se reviste con los tintes trágicos del martirio; y a veces con los chafarrinones grotescos de la chabacanería y la burricie. En este crepúsculo de la Historia vivimos uno de esos goznes o zonas de tránsito en que el odio a la Iglesia, que en las últimas décadas se había disfrazado con los ropajes del laicismo más o menos circunspecto o taimado, permitiendo de vez en cuando expresiones de chabacanería o burricie, empieza a olfatear la sazón de una persecución martirial, declarada y sin antifaces.

Y es el cercano advenimiento de una nueva era (que los signos de descomposición política e institucional y la quiebra económica pregonan) lo que explica que el rechazo a la visita papal sea más furibundo y desgañitado, utilizando todavía como avanzadilla o punta de lanza al movimiento de los indignados. Llegará el día en que el odio a la Iglesia ni siquiera precisará el empleo de avanzadillas; será un odio desatado y rampante que expedirá órdenes de búsqueda y captura contra el Papa, que prohibirá el culto y perseguirá tenazmente a los fieles.

Todo esto está escrito, y los católicos conscientes lo saben: saben que llegará el día en que el Papa no podrá salir del Vaticano; y también el día en que ni siquiera el Vaticano le servirá como refugio. Pero, entonces como ahora, nuestra misión será la misma: estar a su lado hasta el martirio, celebrando con alegría la gracia de su presencia entre los fieles, que es presencia de Cristo en un mundo que le ha vuelto la espalda; y al que le bastaría acogerlo para salvarse. Seamos punta de lanza de ese mundo que no quiere salvarse; porque, allá donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia.

La experiencia humana

“The human experience” es un documental realizado por la misma productora de “Fishers of men”, Grassrootsfilms de Brooklin. Este documental se exhibió durante el año 2009 en salas y ganó más de 30 premios en distintos festivales de cine, sobre todo en EEUU. El documental narra la historia de dos hermanos que recorren el mundo a la búsqueda de respuestas a las preguntas fundamentales del hombre: ¿Quién soy? ¿Quién es el ser humano? ¿Cuál es el sentido de mi vida? Su viaje los llevará en medio de los vagabundos de las calles de Nueva York, a los horfanatos para niños discapacitados de Perú y a los leprosos abandonados en los bosques de Ghana, en África. Lo que descubren en estos lugares cambiará sus vidas para siempre. La película nos muestra la belleza que está detrás de cada persona y celebra la fortaleza del espíritu humano. Es un camino de fe, de esperanza, de perdón… es la misma experiencia humana que vivimos cada día.

En estos días sale a la venta el dvd de la película y por eso quería recomendarla. Creo que puede ser una buena herramienta para el trabajo con jóvenes, les puede ayudar a reflexionar sobre el sentido de su vida y sobre lo que significa realmente “ser humano”.

Ahí os dejo el enlace con la web oficial y un trailer. Espero que os guste.

www.grassrootsfilms.com/thehumanexperience/

Para explicar el amor a los jóvenes

A veces nos resulta difícil transmitir a los jóvenes valores e ideales como el amor verdadero, la amistad, la fidelidad, el compromiso… Los modelos que se les muestran en las series de tv no ayudan mucho: treinteañeros haciendo de estudiantes de instituto que dedican más tiempo a acostarse con su profesora, enrollarse con su hermanastra… que a ir a clase o estudiar. Los que trabajamos con adolescentes y con jóvenes sabemos sus preocupaciones son otras: ser queridos y aceptados, no defraudar a sus padres, acertar a la hora de encauzar su vida,… Acabo de ver una película norteamericana llamada “Un paseo para recordar” (A walk to remember) que alejándose de los tópicos de película de instituto americano (como “High school musical”) es un buen instrumento para mostrar a los jóvenes como el amor por otra persona puede cambiarnos.

La película está disponible en Youtube completa en español, también se puede descargar de internet en buena calidad y, por supuesto, se puede alquilar y comprr. Os dejo un montaje de Youtube sobre el trailer original en inglés, lo siento pero no he encontrado el trailer en español. Por cierto aunque pone Un “amor” para recordar, el título en español es “Un paseo para recordar”.

También os dejo la sinopsis de la peli:

Cada primavera, en la pequeña ciudad portuaria de Beaufort, en Carolina del Norte, Landon Carter (Shane West) rememora su último año en el Instituto de Beaufort y se acuerda de Jamie Sullivan (Mandy Moore), la chica que cambió su vida. Jamie era la última persona de la que podría pensarse que Landon se enamorase. Seria y conservadora, Jamie era todo menos fría, y no le importaba. Su confianza en sí misma no dependía de la opinión de los demás. Hija del ministro bautista del pueblo, a Jamie no le importaba decir a los demás que su fe era lo más importante en su vida, incluso si eso le suponía perder algunos amigos. Landon era uno de tantos: un tío temperamental, que destacaba en el instituto por su aspecto y su carácter. A sus amigos les divertía burlarse de todos cuantos no eran como ellos y solían criticar a Jamie por su vestimenta sobria y su conducta taciturna. Landon carecía de planes, de futuro y de fe en sí mismo. Una noche, una travesura que Landon y sus amigos habían organizado para divertirse se tuerce terriblemente y termina con un chaval ingresado en el hospital. Como castigo, se obliga a Landon a hacer de tutor de un estudiante novato los fines de semana, y a tomar parte en la representación de primavera del Club de Teatro. Las actividades contribuyen también a acercarlo a Jamie, que ya venía trabajando como tutora voluntaria y que tenía un papel importante en la obra. Muy pronto, en contra de sus expectativas personales y entre la sorna de sus amigos, Landon se enamora de esta chica aparentemente gris que tiene una pasión por la vida que él no había imaginado nunca. La cercanía pone a prueba todo aquello en lo que creen. Sobre todo, pondrá a prueba el poder del amor y la fe para transformar la vida en algo digno de vivirse.

Dedicado a los que fueron mis alumnos y que están en la edad apropiada para descubrir lo que significa amar de verdad.