Archivo de la etiqueta: profesores

Los diez trabajos más felices

Durante mis años como profesor de Instituto y como formador en un seminario he podido comprobar como la mayor preocupación que tienen todos los padres es que sus hijos sean felices. Sin embargo, a veces, esos mismos padres se equivocan cuando equiparan felicidad con tener un trabajo donde se gana mucho dinero. La revista Forbes recoge el estudio realizado por la Organización Nacional para la Investigación de la Universidad de Chicago sobre el grado de satisfacción de las personas con su trabajo. Las sorpresas abundan en el estudio, y no solo porque el más feliz de los  trabajos sea el de sacerdote (os tengo que confesar que para mí no ha sido una sorpresa) sino porque al repasar el resto de trabajos uno se da cuenta que lo que hace a una persona feliz en su trabajo no es el dinero que gana, sino que realmente responda a su vocación y que tenga un elemento de relación con las personas y de ayuda a los demás.

La lista es la siguiente:

1.  Sacerdotes: Todos aseguran ser totalmente felices, aunque luego cada uno se queje de sus respectivos obispos.

2. Bomberos: El 80% de los bomberos asegura estar muy satisfecho con su trabajo, que implica ayudar a la gente. Además en Extremadura puedes llegar a Presidente de Autonomía.

3. Fisioterapeutas: La interacción social y el ayudar a la gente hacen este trabajo uno de los más felices.

4. Escritores: Para la mayoría de los escritores, la paga es ridículamente baja o no exsite, pero la independencia de escribir lo que pasa por la propia cabeza lleva a la felicidad. Menos mal que mi amigo Paco Lledó además de escritor es profesor. Porque de escribir no se vive, aunque uno sea muy feliz.

5.  Profesores de educación especial: Si no te importa el dinero, un trabajo como profesor de educación especial debería ser una profesión feliz. El salario estaría en USA por debajo de los 50.000 dolares anuales. Mi amigo Antonio ya me habría corregido y me habría dicho que se llaman profesores de Atención a las Necesidades Educativas Especiales. Pues eso.

6. Maestros: Los profesores, en general, dices sentirse muy contentos con sus trapajos, a pesar de los actuales problemas económicos por los que atraviesa la educación y las condiciones de las clases. La profesión continúa atrayendo a jóvenes idealistas, aunque el 50% de los nuevos maestros lo han dejado en los primeros cinco años. Eso es en USA porque en España todo el mundo desea ser funcionario… digo maestro o profesor.

7. Artistas: Escultores y pintores tienen un elevado grado de satisfacción con su trabajo, a pesar de la gran dificultad que supone vivir de él. Vamos que la mayoría trabaja de otra cosa.

8. Psicólogos: Los psicólogos pueden o no ser capaces de solucionar los problemas de los demás, pero parece que se manejan bastante bien solucionando sus propios problemas.

9. Agentes de ventas de sercvicios financieros: El 60% de los agentes de ventas de servicios financieros dicen estar contentos con sus trabajos. Puede ser que tengan algo que ver con esto los más de 90.0000 dolares anuales de sueldo por un trabajo que no supera las 40 horas semanales desde la tranquilidad de una oficina.

10. Operadores de maquinaria pesada: Jugar con juguetes gigantes como excavadoras, cargadores frontales, retroexcavadoras, tractores, niveladoras, palas, grúas, grandes bombas y compresores de aire puede ser muy divertido. Con muchos más puestos de trabajo que solicitudes cualificadas, los operadores de maquinaria pesada se sienten muy felices.

En un comentario a la noticia en el New York Times, Todd May, insiste en la diferencia entre sentirse valorado y ser valorado. Muchos de los trabajos en los que la sociedad cree que nos sentiremos valorados al final no lo son por quienes los realizan, porque no son capaces de encontrar ese valor. Mientras que otros trabajos no tienen que sentirse valorados porque ya ellos descubrieron el valor de su trabajo antes y son valorados por ellos y por la sociedad.

Os dejo el enlace para que podáis ver la noticia The Ten Happiest Jobs y os dejo también el enlace al reportaje fotográfico de Forbes In Pictures: The Ten Happiest Jobs.

Por si alguno está interesado la lista de las diez profesiones más odiadas es:

1. Director de Tecnología de la Información
2. Director de Ventas y Marketing
3. Product Manager
4. Desarrollador Web 
5. Técnico Especialista
6. Técnico en Electrónica
7. Secretario de juzgado
8. Analista de Soporte Técnico
9. Manejo de Sistemas de Control Numérico Computacional (Control de trabajo en cadena a través de un ordenador)
10. Gerente de Marketing

Para mi es una sorpresa es que en ninguna de las listas, ni de las profesiones más felices ni la de los trabajos más odiados, aparezcan los médicos. ¿Por qué será? ¿Algún médico puede darme una idea?


Anuncios

La Autónoma de Madrid: una universidad intolerante

Acabo de leer la noticia de que ayer, el Cardenal Antonio María Rouco había tenido que suspender una conferencia en la Universidad Autónoma de Madrid. Según había informado la delegada del Gobierno, no se podía garantizar su seguridad ni la de los asistentes a la conferencia porque se preveían actos violentos por grupos antisistema que se habían convocado a través de internet para boicotear el acto. Me llaman la atención este tipos de noticias y me preocupa que se repitan en España con más frecuencia de lo deseable. Estamos asistiendo no a un momento de laicismo sino a un momento de verdadero anticlericalismo Por eso es todavía más preocupante que la universidad se convierta en un espacio en el que en lugar de las ideas se imponga la violencia de unos pocos, que considerándose demócratas cierran sus oídos y quieren cerrar la boca de los que tienen  opiniones distintas. Si por algo se han caracterizado las universidades, desde sus orígenes, ha sido por ser espacio de diálogo y de escucha. En la universidad se tienen que formar los líderes del futuro y me preocupa un futuro donde la mayoría se calla y se esconde ante una minoría violenta. Ayer los que habían tenido que proteger a Rouco no eran los policías, sino los mismos profesores y alumnos de la Universidad Autónoma. Tenían que haber protegido a Rouco, haber conseguido que diese su conferencia porque así habrían conseguido defender el estatudo autónomo de su universidad. No lo hicieron y al no hacerlo se han convertido ellos mismos en cómplices silenciosos de la intolerancia. La libertad de expresión en la universidad no es un tema de derechas ni de izquierdas. Espero que al menos este acontecimiento les haga reflexionar, espero que vuelvan a invitar a Rouco para que pueda hablar con libertad en un campus que tiene que ser libre. Si no lo hacen es que la Autónoma no merece el nombre de Universidad y quizás tampoco ellos el nombre de profesores y de alumnos.

Y mañana selectividad

He querido colocar un fragmento de una carta de uno de los  protagonistas de los exámenes de selectividad:

  • mano-escribiendo“No puedo pensar que mañana comienzan los exámenes de selectividad. Les prometo de verdad que los he preparado lo mejor posible. He estado trabajando durante todo el año, he hecho fotocopias, he repasado una y mil veces los exámenes de otros años. He estado pendiente de la normativa. Además me preocupa mucho el tema de las notas… sé que el trabajo no se resume solo en estos exámenes pero dependen tantas cosas, el futuro, que carrera hacer, elegir lo que a uno le gusta… No sé si esta noche podré dormir, no sé si podré dormir hasta que salgan las notas, …”

Firmado X, profesor de Bachillerato.

Sí, no se engañen esta carta no es de un alumno, es de un profesor de Bachillerato. Porque los profesores al llegar selectividad también sufren, se ponen nerviosos. También para ellos es una evaluación del trabajo de todo el año y sobre todo están nerviosos porque quieren lo mejor para sus alumnos y saben que en esos exámenes todos se juegan mucho.

Suerte a todos, a los alumnos y a los profesores.