Archivo de la etiqueta: Vida

Cada vida es preciosa (Every Life is Beautiful)

Cada vida es preciosa. Este es el mensaje que transmite una película titulada “October Baby”, que se estrenará el 23 de Marzo en EEUU, y que esperemos que encuentre distribución en nuestro país. Pero no solo es un mensaje, Every Life is Beautiful es también una fundación que los productores de la película han creado y a la que van a donar el 10% de los beneficios. La fundación servirá para distribuir esos beneficios a las organizaciones que ayudan a las mujeres que tienen dificultades para llevar adelante su embarazo y se plantean abortar, asociaciones de adopción de niños y gestores de orfanatos. Vivimos en una sociedad y una época donde la vida de un ser humano en su inicio, y en su fin, se encuentra seriamente comprometida. Juan Pablo II acuñó el término “cultura de la muerte” para describir esta situación. Por eso es una alegría que películas como “October Baby” promuevan que la vida humana, toda vida humana tiene un gran valor. 

Everylifeisbeautiful.com muestra una serie de entrevistas con los que han trabajado en la realización de October Baby, y también con Gianna Jessen, una mujer adoptada que descubrió que ella misma era una superviviente de un aborto. Su historia inspiró esta película. Gianna comparte con todos en un pequeño video sus razones de porqué toda vida, cada vida, es preciosa. 

“October Baby” no solo narra la historia de Gianna sino que nos descubre el viaje de una joven en busca de su madre biológica, la que quiso abortarla y que sin embargo la dio en adopción. Un viaje que comienza cargado de rencor y que poco a poco la ayuda a descubrir que la única salida es el perdón y el amor. Os dejo el trailer de la película y os invito a visitar la web de Everylifeisbeautiful.com y  veáis las entrevistas. 

Anuncios

Steve Jobs y el aborto

Un amigo mío me decía ayer que tres son las manzanas que han cambiado la historia de la humanidad: la manzana de Eva, la manzana de Newton y la manzana de Apple. Quien me conoce bien sabe que yo no soy un converso de la filosofía Mac, soy un ferviente creyente desde hace casi 20 años. Sí, yo no soy de esos que llegaron a amar a Apple porque usaron el iPod, o descubrieron lo chulo que era el iPhone y lo divertido y funcional que era el iPad. Yo llegué a Apple cuando empezaban a comprarse los primeros ordenadores personales.

El mío fue un Macintosh Classic II de segunda mano que me costó 70.000 pesetas y que, por cierto, todavía funciona. Desde entonces siempre he tenido ordenadores Apple y he hablado bien de ellos. Tengo algún iPod que me regalaron unos buenos amigos y nada mas, ni iPhone, ni iPad. Soy un convencido, no un fanático.

Ayer falleció Steve Jobs y dedique unos minutos a repasar el discurso que dio en 2005 a los graduados de la universidad de Stanford. En ese discurso cuenta tres historias de su vida. Os voy a hablar solo de la primera. Steve Jobs era adoptado. Su madre biológica, una universitaria norteamericana, había tenido una relación con un universitario de origen sirio. Decidió dar su hijo en adopción. Era en 1955. Podía haber abortado, pero no lo hizo. Incluso siguió detenidamente el proceso de adopción y fue ella personalmente quién decidió a que familia se le asignaba su hijo. Esta es la razón del título de este post. Cuando todos hablan de la maravilloso que era Steve, de lo creativo, de lo inteligente, visionario y todas esas cosas… yo me paraba a pensar que ahora estoy escribiendo sobre un MacBook Pro porque una joven norteamericana, hace 56 años, decidió seguir adelante con su embarazo.

En España desde la despenalización del aborto se han contado más de un millón de abortos. Un millón de personas que habrían podido aportar a nuestra sociedad todo lo bueno del ser humano: amor, creatividad, ilusión, esperanza… Jobs comienza hablando en su discurso de la vida como puntos que se unen, y se comprenden, solo cuando ha pasado el tiempo suficiente: solo entonces los “puntos” de nuestra vida adquieren sentido. Tal vez un embarazo no deseado no tenga sentido en un momento concreto. Seguir adelante con el embarazo y dar al hijo en adopción puede parecer que no es una buena solución, pero lo cierto es que, si dejamos pasar el tiempo, los puntos se unirán y cobrarán sentido. El aborto impide a muchos millones de personas tener puntos que unir, tener vida. Por eso si estás pensando abortar piensa que hay otras alternativas como por ejemplo la adopción. Quizás tu hijo o tu hija no sea Steve Jobs, ni falta que hace. Seguro que con su vida da mucho más al mundo de lo que pueda dar con su aborto. 

Os dejo el video del discurso de Stanford. No tiene desperdicio. 

Solo un aviso. En un momento determinado Jobs dice que cada uno tiene que confiar en que algo o alguien guía su vida y enumera una serie de realidades, comenzando por Dios. Al traductor se le ha “olvidado” ponerlo en español. Solo ese detalle.

Principio y fundamento

Como he comentado, en alguna entrada previa, este verano estuve haciendo ejercicios espirituales en Buenafuente del Sistal con casi medio centenar de sacerdotes de toda España. El director de ejercicios era D. Fernando Sebastián, Arzobispo emérito de Pamplona. He querido compartir con vosotros los apuntes de aquellas meditaciones (espero que a D. Fernando no le importe) porque me sirvieron para profundizar más y mejor en mi vida como cristiano y como sacerdote y espero que a alguien le pueda ayudar. Cada día constaba de tres meditaciones que iré colocando en orden, cuando vaya pudiendo. Espero que os sean al menos tan útiles como lo fueron para mi.

Primera meditación: Principio y Fundamento

San Ignacio comienza sus ejercicios con una meditación sobre el Principio y el Fundamento de nuestra vida. Principio porque es el principio de clarificación de nuestra situación frente a Dios. Ese Dios que es Fundamento de todos los propósitos y acciones que podamos sacar de los ejercicios. El texto de San Ignacio pretende ayudarnos a elegir las cosas que pueden ayudarnos a cumplir nuestro fin y quitarnos de las cosas que estorban para alcanzar nuestra realización plena. Por eso San Ignacio hablará de hacernos indiferentes, es decir, que nuestras elecciones, decisiones, acciones estén movidas por alcanzar ese Fundamento de nuestra vida que es Dios.

Para eso es necesario partir de un dato fundamental: “Somos creados por Dios”. Es necesario que tomemos conciencia de que hemos sido creados por Dios. Ser creado significa que hemos sido puentos en el ser y en la existencia. Existimos sin saber por qué. No tenemos ninguna razón para existir. Podíamos no haber existido. Realmente es un misterio: el misterio de nuestra existencia, el misterio de mi existencia. Con este primer dato tenemos que tener claro que no hay AUTONOMÍA. Nadie existe por sí mismo. No soy yo quien me he dado la existencia. Solo Dios existe por sí y es Él el que ha querido hacernos partícipes del banquete de la Vida.

Por lo tando todo es DON. Toda nuestra vida, todo lo que somos y tenemos, todo lo que hemos hecho hasta ahora, nuestra familia, nuestros amigos, nuetros estudios y trabajos… todo es don = regalo. Desde aquí es necesario establecer una serie de sentimientos como cimiento y como cemento de nuestra vida.

– El primero de ellos es la GRATITUD. No podemos vivir sin ser agradecidos. Agradecemos que estamos contínuamente brotando del querer de Dios. Eso es lo que tenemos que agradecer. Y esa tiene que ser nuestra primera oración: dar gracias. Es curioso como a medida que vivimos mejor, oramos, rezamos menos. Porque rezamos para pedir cosas, y como tenemos tanto, no rezamos. Tenemos que orar para agradecer todo lo que tenemos, empezando por la propia vida: “Te doy gracias Padre, Señor de cielos y la tierra, porque me has dado la vida”. ¡Cómo podemos empeñarnos en determinar por nosotros mismos toda nuestra vidad si es una vida que hemos recibido! Tenemos que aprender a vivir la vida como nos la dan.

 – Si somos “dados” a la vida, si hemos sido llamados a la existencia, entonces somos dependientes de Aquel que nos ha llamado. Por eso otro sentimiento tiene que ser el RECONOCER NUESTRA DEPENDENCIA. Nuestra vida nos viene de Dios y por tanto dependemos de Dios. Estamos “conformados” por Dios porque es Dios mismo quien nos está haciendo ser.

Si hemos recibido la vida de Dios, entonces Dios se convierte no solo en origen sino también en punto de REFERENCIA. Salimos de Dio y somos para Dios. Nuestra plenitud, nuestra plena realización será encontrarnos con nuestro origen. Nuestra plenitud será encontrarnos cara a cara con Dios. El cielo no es algo lejano. El cielo es entrar en la intimidad de Dios.Tenemos que vivir desde la gratitud y la dependencia. Eso es comunicación. Vivimos en la medida en que nos comunicamos con Dios. Es verdad que la mentalidad secular en la que vivimos se nos presenta un mundo sin referencia a Dios. Esto no es cristiano y tampoco es real. Un mundo sin referencia a Dios es un mundo que no quiere explicar el porqué de su existencia. El mundo que vivimos, el mundo real es el mundo que nace de la generosidad de Dios. Y ese vivir en total referencia de nuestra vida a Dios, eso es lo que significa realmente la espiritualidad de la creación. Dios como origen y Dios como referencia de mi vida.

 – Desde aquí se comprende mejor que es la INDIFERENCIA. En un mundo en el que hay muchas maravillas, uno es indiferente cuando entiende que las cosas son para usarlas en la medida que me acercan a Dios. Aquí surge la primer pregunta que nos tenemos que hacer en estos ejercicios: ¿Todo lo que hago me sirve para vivir en comunión con Dios? A veces nos encaprichamos de un proyecto, de un instrumento… que no nos acerca a Dios. Se trata de poner todas nuestras aficiones, gustos, afectos en referencia a Dios.

Así, el tener PREFERENCIA será preferir las cosas en la medida que me acercan a Dios. La pregunta ¿qué es lo mejor para nosotros?, nosotros no sabremos y no podremos responder. No podemos responder porque no tenemos autonomía. No nos hagamos ilusiones con una autonomía que no tenemos.

– La LIBERTAD es el mito de nuestra cultura. Es el valor máximo sobre el que se sostiene nuestra sociedad. Para nuestra cultura libertad = ser creado por uno mismo. Soy libre cuando yo me “construyo”. Para el cristiano libertad = don = ser capaz de responder al don inicial de nuestra vida. Esa respuesta, esa respuesta que es la libertad tiene que ser una respuesta responsable. Dios nos da la capacidad de confirmar nuestra vida. Esa es nuestra responsabilidad. Configurar nuestra vida y la existencia de los demás. Por eso no podemos vivir desde la frivolidad. El que vive en la frivolidad empuja a los demás a la frivolidad. En el evangelio esto se ve claramente en la parábola de aquellos que construyen su casa. Ser frívolos en nuestra vida es construir nuestra casa sobre arena. Estamos llamados a construir nuestra vida, esa casa que tenemos que ir construyendo cada día sobre el fundamento firme, sobre la roca de la verdad de Dios, que es Cristo.

Por eso es bueno comenzar estos ejercicios con un examen de fondo: ¿Cuáles están siendo de verdad las motivaciones de mi vida? ¿Es la referencia a Dios? ¿Es el construir mi vida desde la roca firme que es Cristo? ¿O vivo mi vida dejándome llevar por la frivolidad de mis gustos y caprichos?. En este pequeño examen es bueno que hagamos dos cosas. La primera es compararnos con los santos. Los santos no son extraterrestres.   Ellos también eran hombres y mujeres como nosotros. El compararnos con ellos nos ayudará a hacer autocrítica. Tenemos que hacer autocrítica delante de Dios: ¿quién soy?

La segunda cosa que tenemos que hacer es no poner excusas. Solemos ser muy indulgentes con nosotros mismos. Nos disculpamos fácilmente y nos excusamos con mayor frecuencia. Tenemos que aprender a DISMINUIRNOS. Vivimos toda nuestra vida aumentados y agrandados con el zoom de nuestros propios ojos. Nos vemos como mejores de lo que realmente somos, especialmente cuando nos comparamos con los demás siempre pensamos que somos mejores. Tenemos que ser humildes. La crítica a los demás es un signo de falta de humildad. Si fueramos sinceros y humildes con nosotros mismos, al ver los errores y los fallos de los demás tendríamos que decir: “Bastante tengo yo con lo mío”-

Al hacer esta pequeña revisión inicial repasa estos sentimientos y actitudes desde un diálogo con Dios, un coloquio de misericordia. Este “no vivir centrado en la respuesta de amor al don de la vida” tiene que ser el centro de nuestra revisión. Una revisión que aparece ya en el Padrenuestro al pedir el perdón de Dios por nuestro pecados.

Razones para vivir

Es una pregunta que se me ocurrió el otro día ¿hay algún patrón para la Bioética? Porque hay otras disciplinas que tienen su patrón ¿y la Bioética? Sinceramente no lo sé. En la conversación con algunos compañeros salieron algunos nombres… quizás uno podría ser, cuando sea beatificado, Juan Pablo II que escribió la encíclica por excelencia sobre la vida, Evangelium vitae. Mientras decidimos o no el patrón lo cierto es que el día 25 de marzo, festividad de la Encarnación de Jesucristo, cuando la Palabra se hizo carne, es un buen día para celebrar la vida y celebrar por tanto la bioética. Este año la Conferencia Espiscopal Española ha presentado un vídeo en el que se nos dice que siempre son muchas más las razones para vivir. Aquí os dejo el vídeo.

La experiencia humana

“The human experience” es un documental realizado por la misma productora de “Fishers of men”, Grassrootsfilms de Brooklin. Este documental se exhibió durante el año 2009 en salas y ganó más de 30 premios en distintos festivales de cine, sobre todo en EEUU. El documental narra la historia de dos hermanos que recorren el mundo a la búsqueda de respuestas a las preguntas fundamentales del hombre: ¿Quién soy? ¿Quién es el ser humano? ¿Cuál es el sentido de mi vida? Su viaje los llevará en medio de los vagabundos de las calles de Nueva York, a los horfanatos para niños discapacitados de Perú y a los leprosos abandonados en los bosques de Ghana, en África. Lo que descubren en estos lugares cambiará sus vidas para siempre. La película nos muestra la belleza que está detrás de cada persona y celebra la fortaleza del espíritu humano. Es un camino de fe, de esperanza, de perdón… es la misma experiencia humana que vivimos cada día.

En estos días sale a la venta el dvd de la película y por eso quería recomendarla. Creo que puede ser una buena herramienta para el trabajo con jóvenes, les puede ayudar a reflexionar sobre el sentido de su vida y sobre lo que significa realmente “ser humano”.

Ahí os dejo el enlace con la web oficial y un trailer. Espero que os guste.

www.grassrootsfilms.com/thehumanexperience/

¿Cuánto “vale” la vida de Eduardo?

¿Te has preguntado alguna vez cuánto vale la vida de un ser humano? ¿Cuándo empieza a ser realmente importante la vida de alguien? ¿Cuándo tiene más valor? Realmente ¿cuánto vale?

Acabo de recibir este vídeo enviado por un amigo. Es sencillo pero muy claro y, sobre todo, con un mensaje positivo. Incluso en los momentos más difíciles, siempre hay una salida.

Espero que os guste.

El barco y la avutarda


Llegan noticias hasta Roma de las “maniobras” del barco “Womens on waves” que, en días pasados, atracó en el puerto de Valencia con la sola intención de practicar abortos fuera de la legalidad española. El barco abortivo quería realizar en un fin de semanas al menos 11 abortos sin límite en el tiempo de gestación (abortos de 4, 5, 6, 7, 8 y 9 meses de gestación). He leído muchas reflexiones sobre el temas. De todas ellas me quedo con la que me ha mandado mi amigo José Román Flecha, profesor de Teología Moral y experto en temas relacionados con la vida. Este texto será publicado en el diario de León con fecha 25 del 10 del 2008.

EL BARCO Y LA AVUTARDA

En los días pasados, un barco con bandera holandesa ha atracado en  la ciudad española de Valencia. Lleva por nombre “Women on waves”, es decir, “Mujeres sobre las olas”. Efectivamente el barco ha recogido algunas mujeres y las ha llevado mar adentro, hasta entrar en la zona de las aguas internacionales, fuera de la jurisdicción española. Allí habían de someterse al aborto que, por ilegal en sus plazos o en sus circunstancias, no se podría realizar en España. La prensa ha dado a conocer que una de las mujeres era menor de edad. Naturalmente, en el barco viajaban también representantes de la prensa y de la televisión.

Ante las pantallas han aparecido algunas personas partidarias del aborto para defender la legitimidad y hasta la grandeza de este procedimiento. Pues bien, hay que proclamar que todo el montaje constituye una provocación inmoral y escandalosa. Un montaje que seguramente pretende ofrecer una excusa para que el gobierno del país se apresure a ampliar una normativa sobre el aborto que ya despenaliza la muerte del niño en el mismo día del parto, al no incluir plazo alguno en uno de sus supuestos.

Para justificar el montaje del barco y la publicidad que lo acompaña no vale afirmar que el aborto es un derecho. No hay derecho a matar a una persona culpable. Muchos gobiernos y organizaciones han pedido a las Naciones Unidas una moratoria de la pena de muerte. Mucho menos hay derecho a matar a una persona inocente. Para justificar tan horrible acto no vale decir que el feto de seis meses no es una persona. Cualquier análisis médico nos dice lo contrario.

Tampoco vale pretender que el aborto constituye una liberación para la mujer. En su libro “Carta a un niño que no llegó a nacer”, la escritora Oriana Fallaci describe de forma magistral el drama de la mujer que es abandonada a su suerte en cuanto está embarazada. Abandonada y empujada al drama del aborto. Ese abandono nunca es una liberación. Con razón escribía Juan Pablo II que muchas veces la mujer se ve obligada a pagar sola por algo de lo que no es la sola responsable.

La burla del destino ha querido que los mismos diarios que anunciaban la llegada del barco abortero decían en otra página que sería difícil trazar una autopista porque atravesaba un paraje donde suelen anidar las avutardas. Aquella vía rápida podría dificultar el desarrollo de la vida de las aves. Evidentemente, un hijo vale menos que una avutarda. La muerte del niño se facilita y se premia. La muerte de la avutarda se evita a toda costa.

Numerosos países, como Francia, reconocen haber comprendido que la disminución de la natalidad no ha sido un bien sino un mal para la sociedad. Mientras tanto, otros países se apresuran a eliminar la vida humana naciente. Y sin embargo, la vida es el primero de los derechos humanos. El primer don de Dios. Y la primera responsabilidad de la persona y de la sociedad.  

José-Román Flecha Andrés

 

La Avutarda común (Otis tarda) es el ave con más peso de Europa. En Extremadura vive el 25% de la población de avutardas de España, lo que equivale a un 15% de la población mundial. Algo está pasando en nuestra sociedad cuando a nadie le extraña que se valore más de hecho la vida de un pájaro que la vida de un niño. Algo no funciona. 

Si quieres cambiar esta realidad participa en http://www.derechoavivir.org