Una canción de Adviento

Una de las formas que tienen los cristianos de expresar los contenidos de su fe es a través del canto, a través de las canciones. La música y las canciones son tan importante para la vivencia del cristiano que forman parte de la misma liturgia, es más, la música y el canto son un ministerio específico dentro de la celebración. En el tiempo de Adviento y sobre todo en el tiempo de Navidad los villancicos tradicionales cumplen esa función: transmiten un contenido de fe que ayuda a expresar externamente lo que profesamos internamente. Hay sin embargo dos situaciones que se repiten hoy: por un lado a los villancicos tradicionales se les quita todo significado religioso y quedan reducidos a un “Felices fiestas”, por otro los villancicos, a veces, no conectan con el interés de los más jóvenes, que están acostumbrados a otro tipo de música.

Es para ellos, para los más jóvenes, a los que les propongo esta canción que bien podría ser una canción de Adviento. El título es sencillo “Here is our King” (Aquí está nuestro Dios). El grupo que canta se llama David Crowder Band, es una banda norteamericana que ha revolucionado en EEUU el concepto de música religiosa ya que son mucho más parecidos a un grupo rock que al coro de una parroquia. Tienen fuerza y un directo espectacular. Me hubiese gustado colgar aquí algunas de sus actuaciones en directo pero las grabaciones no eran tan buenas. La canción, sin estar pensada como una canción de Adviento o Navidad, responde a la pregunta fundamental de este tiempo ¿a quién esperamos? ¿para qué nace Jesús? y realmente ¿quién es Jesús para los cristianos? Aquí os dejo el vídeo donde se puede escuchar la canción y al mismo tiempo leer la letra. El sonido es bueno, y el mensaje mejor. Espero que os guste.

Anuncios

La Autónoma de Madrid: una universidad intolerante

Acabo de leer la noticia de que ayer, el Cardenal Antonio María Rouco había tenido que suspender una conferencia en la Universidad Autónoma de Madrid. Según había informado la delegada del Gobierno, no se podía garantizar su seguridad ni la de los asistentes a la conferencia porque se preveían actos violentos por grupos antisistema que se habían convocado a través de internet para boicotear el acto. Me llaman la atención este tipos de noticias y me preocupa que se repitan en España con más frecuencia de lo deseable. Estamos asistiendo no a un momento de laicismo sino a un momento de verdadero anticlericalismo Por eso es todavía más preocupante que la universidad se convierta en un espacio en el que en lugar de las ideas se imponga la violencia de unos pocos, que considerándose demócratas cierran sus oídos y quieren cerrar la boca de los que tienen  opiniones distintas. Si por algo se han caracterizado las universidades, desde sus orígenes, ha sido por ser espacio de diálogo y de escucha. En la universidad se tienen que formar los líderes del futuro y me preocupa un futuro donde la mayoría se calla y se esconde ante una minoría violenta. Ayer los que habían tenido que proteger a Rouco no eran los policías, sino los mismos profesores y alumnos de la Universidad Autónoma. Tenían que haber protegido a Rouco, haber conseguido que diese su conferencia porque así habrían conseguido defender el estatudo autónomo de su universidad. No lo hicieron y al no hacerlo se han convertido ellos mismos en cómplices silenciosos de la intolerancia. La libertad de expresión en la universidad no es un tema de derechas ni de izquierdas. Espero que al menos este acontecimiento les haga reflexionar, espero que vuelvan a invitar a Rouco para que pueda hablar con libertad en un campus que tiene que ser libre. Si no lo hacen es que la Autónoma no merece el nombre de Universidad y quizás tampoco ellos el nombre de profesores y de alumnos.