Archivo de la etiqueta: Juan Pablo II

Beato Juan Pablo II, el Grande

Este fin de semana se celebra en Londres la así llamada “boda del siglo”. Si usamos esa misma nomenclatura podríamos decir que el domingo se celebra en Roma la “beatificación del siglo”. Ciertamente Juan Pablo II ha sido el Papa de los records. En cuanto a salidas fuera del Vaticano, kilómetros recorridos, países visitados, número de personas recibidas en audiencias, encuentros, jornadas de la juventud… incluso en número de personas que pasaron por delante de su féretro durante sus funerales. Un pontificado tan largo y tan extenso ha dejado una gran cantidad de anécdotas y de detalles, de imágenes simpáticas y de momentos que han calado en el corazón de cristianos y no cristianos (como por ejemplo el encuentro de las religiones en Asís). Son muchos los documentos y textos de su pontificado que tendrán que ser todavía digeridos y puestos en práctica en este nuevo milenio al que él llevó a la Iglesia. El milenio de la nueva evangelización. 

De Juan Pablo II me quedo con dos de sus principales preocupaciones: la familia y las vocaciones al sacerdocio. Juan Pablo II pasará a la historia como el Papa de las familias. Dos documentos fundamentales: las catequesis sobre el hombre y la mujer desarrolladas en las audiencias de los miércoles, verdadera antropología fundamental y teología del cuerpo, y la “Familiaris Consortio”. En ellos se resumen su pensamiento sobre la familia como motor de la sociedad y como motor también de la Iglesia. 

Decía que el segundo aspecto es su preocupación por las vocaciones. Un documento precioso “Pastores dabo vobis” recogía su preocupación por la formación de los sacerdotes, pero sobre todo era su incansable llamada a estar abiertos a la acción, a la llamada de Dios en la propia vida. De una manera especial en las diferentes Jornadas Mundiales de la Juventud y en los muchos encuentros con jóvenes. Todavía resuenan en muchos de esos jóvenes palabras similares a las que pronunció en Cuatro Vientos (Madrid): “Si oyes en tu interior la voz del Señor que te llama ¡No la callles!” Muchos de esos jóvenes no acallaron la voz del Señor y  respondieron: muchos son hoy sacerdotes.

En Roma, durante la beatificación, habrá en la plaza muchas familias y muchos sacerdotes, venidos a estar con el Papa Juan Pablo II, su Papa. Y en todo el mundo habrás muchos más que no podrán venir, pero que quieren vivir en plenitud el legado que nos deja el Beato Juan Pablo II, el Grande: la herencia de la preocupación por las familias y por las vocaciones. 

Teología del cuerpo: Una catequesis del amor

A partir del magisterio de Juan Pablo II, sobre todo el expuesto en las catequesis sobre el hombre y la mujer llevadas a cabo en las audiencias de los miércoles, la Teología del Cuerpo se ha desarrollado con gran interés  en Estados Unidos y algunos países de la América Latina. Entre los autores que despuntan en este campo está un español, el sacerdote D. José Granados, profesor estable en el Pontificio Instituto Juan Pablo II en Roma y que ya lo había sido del mismo instituto con sede en Washington. Uno de sus libros publicado en inglés con el título “Called to love” ha sido traducido y será publicado en breve en español (ya está publicado también en italiano) con el nombre de “La vocación al amor”. Aquí os dejo el pdf de esta una pequeña catequesis que el prof. Granados escribió para la Conferencia Episcopal de Estados Unidos y en la que recoge, de manera sintética, las claves de una verdadera Teología del Cuerpo.

Teología del cuerpo. Granados.pdf

 

Cardenal Elio Sgreccia

Se supone que su título debería ser Eminencia, pero todos lo llaman Don Elio. El sábado 20 de noviembre el Papa Benedicto XVI le colocaba, junto a otros 23 nuevos cardenales, el birrete púrpura. Esta mañana, en la Eucaristía celebrada en la basílica de san Pedro, el Papa le entregaba el anillo que simboliza su pertenencia al Colegio de cardenales y su unión al primado de Pedro.

Más allá de la púrpura tenemos que mirar la vida de este hombre de Iglesia del que el mismo Benedicto XVI ha dicho que le ha concedido este título en reconocimiento a los servicios prestados a la Iglesia. A sus 82 años no son las pretensiones de poder la principal preocupación de este italiano nacido el 6 de junio de 1928 en Arcevia (Ancona, Italia).

Como el mismo recordaba esta mediodía en la comida, celebrada en compañía de parientes y amigos, la primera vez que sonaron las campanas de su pueblo en su honor fue el día de su ordenación sacerdotal, el 29 de junio de 1952. Debida a su sólida formación académica, licenciado en Teología y Filosofía y letras y Doctor por la Universidad de Bolonia, desde el principio su ministerio estuvo ligado a la actividad académica en el seminario dicocesano de Fano, donde ocupo los puestos de profesor, vicerrector y rector entre 1954-1972. También sirvió como vicario general de la misma diócesis los años de 1972 a 1973. En 1974 comienza a realizar el servicio de capellán de la Facultad de Medicina y cirugía del Sacro Cuore (Gemelli) en Roma. Allí estuvo diez años y le tocó, entre otros muchos acontecimientos, acompañar en el quirófano a Juan Pablo II tras el atentado del 13 de febrero de 1981. Nos contaba esta mañana que el contrato como capellán estaba establecido por diez años y que después tenía que regresar a su diócesis. Es el cardenal Re el que le pide que se quede en Roma para dedicarse a la bioética.

Profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad del Sacro Cuore desde 1984. En 1985 es nombrado director del Centro de Bioética del Sacro Cuore en Milán. En 1990 es nombrado miembro del Comité nacional de Bioética de Italia. En 1998 es nombrado director del centro de Cooperación Internacional de la Universidad del Sacro Cuore de Milán. Cargos que compatibiliza hasta 2l 2006. En 1992 ocupa el cargo de Secretario del Pontificio Consejo para la Familia, hasta 1996. En 1994 es nombrado Vicepresidente de la Pontificia Academia para la Vida, hasta 2005 que es nombrado presidente de dicha Academia dejando el cargo en 2008 por motivos de salud.

La segunda vez que sonaron las campanas de la iglesia de su pueblo fue el 6 de enero de 1993, cuando el Papa Juan Pablo II lo ordenó obispo. Estrecho colaborador del Papa polaco, Don Elio está detrás de grandes documentos de la Iglesia en materia de Bioética como son Donum Vitae y Dignitas Personae, pero sobre todo el gran documento donde se ve su trabajo es Evangelium Vitae. Fueron aquellos años intensos en el desarrollo, sobre todo del Centro de Bioética y de la Pontificia Academia para la Vida. Años de trabajo, de estudio, pero también de creación de asociaciones para la defensa de la vida, especialmente de los no nacidos. Todo este trabajo, recogido en infinidad de artículos y publicaciones, es el fundamento de la llamada bioética personalista que ha impregnado los manuales y la teología moral católica de los últimos veinte años.

Por encima de títulos y cargos destaca el hombre trabajador y estudioso. Con una memoria prodigiosa. Un hombre que dice lo que piensa, quizás por eso se haya retrasado tanto para él la púrpura. Un hombre convencido de la necesidad de fundamentar la bioética en el dato científico y en una antropología adecuada. Destaca sobre todo su humildad. Una humildad con la que supo aprender de los compañeros, científicos, teólogos y bioéticos que fue incorporando como amigos y colaboradores. Un hombre del trabajo en grupo.

Las campanas de su pueblo volvieron a sonar por tercera vez en su honor el día que el Vaticano anunció que su nombre estaba entre los nuevos 24 cardenales. Esta mañana nos bromeaba: “La próxima vez que suenen las campanas por mí, en mi pueblo, serán la última vez que suenen”. Ha pedido que aquel día los que estemos allí lo hagamos con la misma alegría que hoy celebrábamos su cardenalato. Ha agradecido a Dios sus muchos años de vida y su confianza en la vida futura a la que todos estamos llamados y “Atentos“, ha advertido, “que alguno todavía puede llegar antes que yo a la casa del Padre“, ha dicho entre risas. Ojalá sea así.


Teología del Cuerpo. 19 primeras catequesis de Juan Pablo II

Queridos compañeros.

Aquí os dejo el resumen de las primeras 19 catequesis (casi todo el primer ciclo) que dedicó Juan Pablo II a la teología del cuerpo. Este resumen puede ser útil para afrontar el examen del Prof. Marengo. Espero que os ayude.

Teología del Cuerpo. Catequesis