Archivo de la etiqueta: Aborto

Cada vida es preciosa (Every Life is Beautiful)

Cada vida es preciosa. Este es el mensaje que transmite una película titulada “October Baby”, que se estrenará el 23 de Marzo en EEUU, y que esperemos que encuentre distribución en nuestro país. Pero no solo es un mensaje, Every Life is Beautiful es también una fundación que los productores de la película han creado y a la que van a donar el 10% de los beneficios. La fundación servirá para distribuir esos beneficios a las organizaciones que ayudan a las mujeres que tienen dificultades para llevar adelante su embarazo y se plantean abortar, asociaciones de adopción de niños y gestores de orfanatos. Vivimos en una sociedad y una época donde la vida de un ser humano en su inicio, y en su fin, se encuentra seriamente comprometida. Juan Pablo II acuñó el término “cultura de la muerte” para describir esta situación. Por eso es una alegría que películas como “October Baby” promuevan que la vida humana, toda vida humana tiene un gran valor. 

Everylifeisbeautiful.com muestra una serie de entrevistas con los que han trabajado en la realización de October Baby, y también con Gianna Jessen, una mujer adoptada que descubrió que ella misma era una superviviente de un aborto. Su historia inspiró esta película. Gianna comparte con todos en un pequeño video sus razones de porqué toda vida, cada vida, es preciosa. 

“October Baby” no solo narra la historia de Gianna sino que nos descubre el viaje de una joven en busca de su madre biológica, la que quiso abortarla y que sin embargo la dio en adopción. Un viaje que comienza cargado de rencor y que poco a poco la ayuda a descubrir que la única salida es el perdón y el amor. Os dejo el trailer de la película y os invito a visitar la web de Everylifeisbeautiful.com y  veáis las entrevistas. 

Anuncios

Steve Jobs y el aborto

Un amigo mío me decía ayer que tres son las manzanas que han cambiado la historia de la humanidad: la manzana de Eva, la manzana de Newton y la manzana de Apple. Quien me conoce bien sabe que yo no soy un converso de la filosofía Mac, soy un ferviente creyente desde hace casi 20 años. Sí, yo no soy de esos que llegaron a amar a Apple porque usaron el iPod, o descubrieron lo chulo que era el iPhone y lo divertido y funcional que era el iPad. Yo llegué a Apple cuando empezaban a comprarse los primeros ordenadores personales.

El mío fue un Macintosh Classic II de segunda mano que me costó 70.000 pesetas y que, por cierto, todavía funciona. Desde entonces siempre he tenido ordenadores Apple y he hablado bien de ellos. Tengo algún iPod que me regalaron unos buenos amigos y nada mas, ni iPhone, ni iPad. Soy un convencido, no un fanático.

Ayer falleció Steve Jobs y dedique unos minutos a repasar el discurso que dio en 2005 a los graduados de la universidad de Stanford. En ese discurso cuenta tres historias de su vida. Os voy a hablar solo de la primera. Steve Jobs era adoptado. Su madre biológica, una universitaria norteamericana, había tenido una relación con un universitario de origen sirio. Decidió dar su hijo en adopción. Era en 1955. Podía haber abortado, pero no lo hizo. Incluso siguió detenidamente el proceso de adopción y fue ella personalmente quién decidió a que familia se le asignaba su hijo. Esta es la razón del título de este post. Cuando todos hablan de la maravilloso que era Steve, de lo creativo, de lo inteligente, visionario y todas esas cosas… yo me paraba a pensar que ahora estoy escribiendo sobre un MacBook Pro porque una joven norteamericana, hace 56 años, decidió seguir adelante con su embarazo.

En España desde la despenalización del aborto se han contado más de un millón de abortos. Un millón de personas que habrían podido aportar a nuestra sociedad todo lo bueno del ser humano: amor, creatividad, ilusión, esperanza… Jobs comienza hablando en su discurso de la vida como puntos que se unen, y se comprenden, solo cuando ha pasado el tiempo suficiente: solo entonces los “puntos” de nuestra vida adquieren sentido. Tal vez un embarazo no deseado no tenga sentido en un momento concreto. Seguir adelante con el embarazo y dar al hijo en adopción puede parecer que no es una buena solución, pero lo cierto es que, si dejamos pasar el tiempo, los puntos se unirán y cobrarán sentido. El aborto impide a muchos millones de personas tener puntos que unir, tener vida. Por eso si estás pensando abortar piensa que hay otras alternativas como por ejemplo la adopción. Quizás tu hijo o tu hija no sea Steve Jobs, ni falta que hace. Seguro que con su vida da mucho más al mundo de lo que pueda dar con su aborto. 

Os dejo el video del discurso de Stanford. No tiene desperdicio. 

Solo un aviso. En un momento determinado Jobs dice que cada uno tiene que confiar en que algo o alguien guía su vida y enumera una serie de realidades, comenzando por Dios. Al traductor se le ha “olvidado” ponerlo en español. Solo ese detalle.

Ex directora de clínica de abortos narra su conversión al catolicismo y causa pro-vida

“UnPlanned” (No planificado) es el libro en el que la activista Abby Johnson detalla cómo dejó su trabajo de directora de una clínica de abortos de la cadena Planned Parenthood (PP) para convertirse en defensora de la vida y abrazar la fe católica.

Johnson se convirtió en figura pública en noviembre de 2009 cuando un juez desechó una demanda de Planned Parenthood que pretendía silenciarla. La prensa estadounidense divulgó su sorprendente cambio y hoy su testimonio le permite salvar vidas de no nacidos en todo el país.

A pesar de los problemas legales y ataques personales de sus ex empleadores, Johnson narra su historia completa en el libro publicado por Ignatius Press y de venta en librerías locales desde el 11 de enero.

En el volumen, explica por qué dejó la industria del aborto para formar parte del movimiento pro-vida, rechazar incluso la anticoncepción y abrazar la fe católica.

Johnson comenzó como voluntaria en PP y llegó a dirigir la clínica de abortos Bryan/College Station, Texas (Estados Unidos).

Ella misma se sometió a dos abortos y sufría en silencio mientras sus empleadores le exigían alcanzar cuotas de abortos en la clínica y aceptaba sin cuestionamientos la ideología de PP sobre el falso “derecho al aborto”.

Lo que suscitó su conversión fue la experiencia de ver en un monitor de ultrasonido cómo abortaron a un no nacido de 13 semanas.

Le pidieron que asistiera un aborto debido a escasez de personal en septiembre de 2009. Esos minutos cambiaron su vida para siempre. Ella pensaba que el bebé era incapaz de sentir algo con tan pocas semanas de concebido pero vio cómo se retorcía y huía del tubo que lo aspiraba

“Luego se desplomó y comenzó a desaparecer dentro de la cánula ante mis ojos”, recuerda Johnson y agrega que lo último que vio fue “cómo su pequeña espina dorsal, perfectamente formada era succionada por el tubo, y luego ya no estaba ahí”.

En una entrevista con ACI Prensa el 11 de enero, Johnson señaló que dejó su trabajo y se unió al movimiento pro-vida paraayudar a las mujeres a entender la verdad sobre el aborto y no para convertirse en una figura pública. Fue PP y no la Coalición por la Vida, movimiento que la acogió, la que la llevó a publicar su historia.

La trasnacional abortista abrió una batalla legal contra Johnson para que no hablara de su ex trabajo y fue la organizaciónanti-vida la que llevó su caso a la prensa.

“Esto no es lo que planeé para mi vida. Pero Dios lo preparó para mí y sería incorrecto alejarse de algo que Él ha querido para mi vida“, sostiene Johnson y asegura que junto a su esposo han crecido en su fe durante todo este año y se preparan para entrar en la Iglesia Católica.

Uno de los últimos obstáculos que encontró en el curso de su conversión al catolicismo, fue aceptar la enseñanza de la Iglesia sobre el control de la natalidad, pero estudiar con “mente abierta” la “Teología del Cuerpo” de Juan Pablo II y otras fuentes de enseñanza de la Iglesia, junto a una experiencia personal mientras rezaba en un iglesia, la hizo comprender la plenitud de la enseñanza de la Iglesia sobre la sexualidad.

Tomado de Aciprensa WASHINGTON D.C., 17 Ene. 11 / 10:37 am (ACI)

¿Cuánto “vale” la vida de Eduardo?

¿Te has preguntado alguna vez cuánto vale la vida de un ser humano? ¿Cuándo empieza a ser realmente importante la vida de alguien? ¿Cuándo tiene más valor? Realmente ¿cuánto vale?

Acabo de recibir este vídeo enviado por un amigo. Es sencillo pero muy claro y, sobre todo, con un mensaje positivo. Incluso en los momentos más difíciles, siempre hay una salida.

Espero que os guste.

Bienvenido a casa: Iglesia Católica

En medio de una crisis económica profunda, en España nos dedicamos a hablar de si quitamos o no los crucifijos de las escuelas. Los quieren quitar los mismos políticos que se confiesan más católicos que el Papa. Algunos de ellos están dispuestos a criticar con vehemencia y apelando a la conciencia la normativa moral de la Iglesia, aunque no se atrevan a discrepar, ni siquiera por motivos de conciencia, de la disciplina de partido. Es el Partido el que marca la norma, parece que también las morales. Para más INRI, nunca mejor dicha esta expresión, algún obispo ha contribuido a la confusión diciendo que si la conciencia de un político al aprobar la ley del aborto le dice que está defendiendo la vida podría comulgar. No se ha enterado este obispo que lo que se quiere aprobar en España es una ley que, en palabras de los socialistas, reconoce el “derecho” de la mujer al aborto. Si quieren reconocer el aborto como derecho no existe ningún planteamiento de defensa de la vida.

Estas discusiones oscurecen la realidad social española. Así el ciudadano de a pie se manifiesta dividido y confuso, también el católico. Ya no sabe que es más importante si el crucifijo en las escuelas, si el Partido o si los obispos. En medio de la confusión se pierde la realidad de lo que es la Iglesia Católica.

Para todos los que están dentro de la Iglesia Católica, para todos los que estuvieron y ahora no están y para todos aquellos que no la conocen, les dejo un video que explica sencillamente lo que somos y en Quién y cómo creemos. Porque la Iglesia, antes que nada, es una familia de puertas abierta que a todo el que llama le dice, le debe decir: Bienvenido a casa.

Por cierto, Feliz Navidad.

Pepe Blanco y el aborto

pepe-blancoA continuación reproduzco el comentario que he dejado en el blog de Pepe Blanco con motivo de las declaraciones sobre si el aborto es pecado o es ilegal.



Estimado Pepe (si me permite el tuteo):
Permitame decirle que se equivoca en el planteamiento. No se trata de llevar el Catecismo al derecho civil. Si en algún momento coinciden moral y derecho es porque el objetivo de ambos es el mismo: preservar y garantizar la dignidad de todo ser humano. Lo que está en juego es que unos padres (una madre) pueda decidir sobre la destrucción de su hijo sin alegar ningún motivo. Eso no quiere decir que una pareja, una mujer, no pueda tener derecho a decidir cuando quiere tener un hijo. El aborto no es el modo legítimo de llevar a cabo esa decisión. La anticoncepción e incluso la estreilización son opciones posibles. La elección se debe hacer antes de la concepción. Porque en la decisión de tener relaciones sexuales cada uno deberá aceptar las consecuencias de que otra vida pueda ser creada. Me sorprende que nuestro Estado garantice muchos derechos al no-nacido, como el derecho de herencia o propiedad, y, sin embargo, no quiera garantizar el más valioso de los derechos que es el derecho a la vida. No solo es pecado, no solo es ilegal, sino que ante todo es irracional.

Fermín J. González

Para visitar el blog de Pepe Blanco

http://www.elcuadernodepepeblanco.com/

Socialistas y el aborto

Acabo de leer el manifiesto titulado “El aborto: a la búsqueda de un terreno común”, del grupo de Cristianos Socialistas del PSOE. Valorar ante todo el esfuerzo de los firmantes por ejercer una postura crítica desde dentro de su partido. El documento es una “búsqueda” que no llega a ningún lugar ni “terreno común”. Es por tanto un texto de luces y sombras.

Entre las luces destacar la defensa que se hace de la vida desde el momento de la concepción y que el estado debe proteger por encontrarse en situación  de máxima precariedad, debilidad y necesidad. Esta vida en gestación es distinta a la de la madre, es un alguien, un ser humano en formación y por tanto no puede haber un derecho al aborto. Se señala la necesidad de un consentimiento informado serio de la madre gestante, así como el indispensable apoyo por parte de la familia y de la sociedad. Se reconoce el derecho de objeción de conciencia de los profesionales sanitarios y la participación del padre en el proceso de decisión. Es incomprensible como una ley que emana del Ministerio de Igualdad margine al padre en algo tan fundamental como es el nacimiento o la muerte de sus hijos.

El documento presenta también algunas sombras. Creo que son fruto de un intento de “nadar y guardar la ropa”. La primera es considerar que futura Ley será más restrictiva ante el aborto que la anterior de despenalización. La futura ley no es más restrictiva porque permite el aborto libre hasta la semana 14. Otra sombra, más grave tal vez,  es cuando el manifiesto equipara el concepto de dignidad humana al de persona titular de derechos. Según esto, una persona es “más digna” cuando es sujeto de más derechos. Está claro que no todos tenemos los mismos derechos. Por ejemplo, un niño no puede votar, pero eso no quiere decir que tengan menos dignidad. La dignidad no la confiere el derecho, ni la confiere el estado. Es porque somos seres humanos por lo que tenemos dignidad humana, independientemente de la etapa de nuestro desarrollo.

El número de 112.000 abortos en un solo año (2007), en España, es un signo de fracaso colectivo. El terreno de encuentro no es la legalización del aborto sino el avance de políticas que supongan prevención en la conducta de los adolescentes y una real protección social a la maternidad.

Los firmantes del manifiesto son políticos y se declaran cristianos. Juan Pablo II en Evangelium Vitae en el número 73 propone que ante una nueva legislación abortiva un político cristiano tiene que apoyar aquella que limite los daños y disminuya los efectos negativos. En el caso concreto de España, la limitación del daño se encuentra en mantener la legislación actual y no promover una legislación que va a ser más permisiva y que agravará la situación. Todo ello sabiendo que el aborto no es un derecho y, sobre todo, que nunca puede ser una solución.

Este post es reproducción del artículo de opinión publicado en el diario regional HOY de Extremadura

http://www.hoy.es/prensa/20091026/opinion/socialistas-aborto-20091026.html