Archivo de la etiqueta: Mártires

La van a matar por ser cristiana

Se llama Asia Bibi, es una mujer pakistaní de 45 años, madre de dos hijos y cristiana. Hasta aquí todo normal sino fuera porque esta mujer va a morir en la horca ¿por qué? Por blasfemia. Al parecer Asia Bibi les dijo a las mujeres que la acusaban de haber contaminado el pozo de agua que “Jesús murió por los pecados de la humanidad” y les preguntó que había hecho Mahoma. Ese fue su delito. Las  mujeres la denunciaron al imán y el imán a la policía que la detuvo. La sentencia fue rápida y de nada valieron los atenuantes de haber sido acosada y presionada por las otras mujeres. El juez, en su celda, le prometió que la dejaría libres si  abandonaba su fe y se convertía al islám. Ella le dijo que prefería morir en la cárcel como cristiana que salir de allí como musulmana.

El caso de Asia Bibi no es el único. Un matrimionio cristiano también fue asaltado por el patrón musulmán para el que trabajaba. Él fue quemado vivo y ella violada. Todo ocurrió delante de sus hijos. En las recientes inundaciones de Pakistán los cristianos han sido los últimos en acceder a las ayudas de las organizaciones internacionales, muchas de ellas de la Iglesia, porque era la forma con la que el gobierno los castiga por su fe. Los cristianos en Pakistán son perseguidos, coaccionados y asesinados.

Lo curioso de todo esto es que no he visto nada de todo esto en los telediarios nacionales. Que yo sepa Amenabar no piensa hacer ninguna película, ni las asociaciones de gays y lesbianas han anunciado una besada colectiva delante de la Mezquita de la M30, ni Buenafuente piensa hacer una parodia de la fiesta del cordero musulmana, fiesta que por cierto se celebra por primera vez de manera oficial en Céuta y Melilla. La libertad de la que gozan los musulmanes en Europa no es la misma que la que gozan los cristianos en los países islámicos. El principio de reciprocidad es el que tienen que exigir los gobiernos europeos a los gobiernos árabes. No habrá verdadera Alianza de Civilizaciones mientras un cristiano no pueda celebrar la Navidad abiertamente en Arabia Saudí, mientras los trabajadores cristianos del Golfo Pérsico no puedan celebrar la Pascua de Resurrección y mientras se considere un delito anunciar el evangelio de Jesucristo. Lo más grave es que los medios de comunicación callen y no digan nada. Cuando nos toque a nosotros será entonces demasiado tarde. Si no hacemos algo pronto será demasiado tarde para Asia Bibi.

Mártires en Bagdad

La semana pasada comentaba en este mismo blog la película francesa que narra el martirio de los monjes cistercienses a manos de fundamentalistas islámicos en 1996 en Argelia. Esta misma semana nos hemos sorprendido con la muerte de 52 cristianos, la mayoría mujeres y niños, acribillados a balazos durante la celebración de la eucaristía en la Catedral de Nuestra Señora de la Salvación en Bagdad. Entre los asesinados dos sacerdotes, uno de 26 años y otro de 32. Curiosamente los medios de comunicación occidentales, especialmente los españoles, no han prestado prácticamente atención a la noticia. Hoy mismo, en un comunicado, Bin Laden ha declarado la persecución y la muerte para todos los cristianos y ha amenazado especialmente a los cristianos coptos de Egipto. Aún está fresco en la memoria el asesinato del Obispo Padovese, presidente de la Conferencia Episcopal Turca. El reciente Sínodo Especial sobre las Iglesias de Oriente ponía de manifiesto la persecución religiosa a la que los cristianos están sometidos por los fundamentalistas islámicos. Sin embargo en occidente nadie ha pedido a los países árabes que condenen los asesinatos, que promuevan leyes de libertad religiosa plena, que se respeten los derechos humanos.

Os dejo unas fotografías enviadas por un sacerdote iraquí a un compañero español. Junto a las fotografías pedía oraciones por los cristianos de Iraq porque muchos han tenido que huir al exilio y el resto están siendo masacrados ante el silencio cómplice de Occidente. Vaya con ellos nuestra oración y sirvan estas fotos para no ser cómplices de los que callan.